domingo, 30 de marzo de 2014

Marx, la Comuna de París y los boyardos de Valaquia

" Maravilloso en verdad fue el cambio operado por la Comuna en París. De aquel París prostituido del Segundo Imperio no quedaba ni rastro. París ya no era el lugar de cita de terratenientes ingleses, absentistas [latifundistas] irlandeses, ex esclavistas y rastacueros norteamericanos, ex propietarios rusos de siervos y boyardos de Valaquia. Ya no había cadáveres en la morgue, ni asaltos nocturnos, y apenas uno que otro robo; por primera vez desde los días de febrero de 1848, se podía transitar seguro por las calles de París, y eso que no había policía de ninguna clase. "Ya no se oye hablar - decía un miembro de la Comuna - de asesinatos, robos y atracos; diríase que la policía se ha llevado consigo a Versalles a todos sus amigos conservadores". Las cocottes [damiselas caras] habían reencontrado el rastro de sus protectores, fugitivos hombres de la familia, de la religión y, sobre todo, de la propiedad. En su lugar, volvían a salir a la superficie las auténticas mujeres de París, heroicas, nobles y abnegadas como las mujeres de la antigüedad. París trabajaba y pensaba, luchaba y daba su sangre; radiante en el entusiasmo de su iniciativa histórica, dedicado a forjar una sociedad nueva, casi se olvidaba de los caníbales que tenía a las puertas."

El anterior fragmento es de La guerra civil en Francia , donde Carlos Marx describe como se vivia en el París de La Comuna, proclamada un 18 de marzo de 1871, hace 143 años. Curiosamente cita, entre la fauna que ya no delinquía a sus anchas por sus calles, a los " boyardos de Valaquia".

Desgraciadamente, aquellos boyardos de entonces, erradicados de las calles parisinas durante aquel experimento revolucionario y  humillados a partir de 1917  por la demostracion de los trabajadores sovieticos de que nadie los necesitaba para construir un mundo justo y mejor, son los mismos que en 1989 en Rumania entregarian la riqueza social y economica de sus propios conciudadanos a manos de multinacionales extranjeras (repartiendose ellos , por supuesto, las suculentas sobras).

Por supuesto que los herederos de aquellos boyardos de los que hablaba Marx continúan siendo hoy anticomunistas, porque la sola palabra "comunismo" les sigue haciendo temblar al recordar que es sinónimo de perder los privilegios y las riquezas saqueadas a los trabajadores.

Los anticomunistas de hoy, como los de siempre, son aquellos que, se le llame como se le llame al regimen político que fomenta la desigualdad  y la injusticia de que unos cuantos vivan sobre la espalda de la gran mayoría (puede que incluso se llamara "comunismo" en los determinados periodos de tiempo en el cual los fascistas  que se adaptaron como garrapatas ocultandose en cualquier recoveco de las sociedades socialistas, se fueron haciendo fuertes en los gobiernos y altos cargos de la sociedad para terminar dando el golpe de gracia contra su propios compatriotas), estan siempre al acecho para rapiñar en cuanto surja la ocasión y para vivir a costa del que trabaja; para, en definitiva, usar al resto de los seres humanos como alfombra, como mano de obra, o como victimas de su esencia parásitaria.

En resumen, la Comuna de Paris que describe Marx en su cita, fue un intento ejemplar de echar a los canibales y empezar a transformar la sociedad en una sociedad libre, igualitaria, y realmente humana.

La Comuna de Paris fue el primer paso en el camino para la construcción del estado obrero y socialista que los bolcheviques soviéticos y de todo el mundo elevaron tras la Revolucion de 1917, y que extendió tras la Segunda Guerra Mundial, una sociedad centrada en los intereses colectivos por encima de los de la oligarquia (los mismos boyardos de siempre).

Pero los canibales no se rinden nunca, porque si no pueden chupar la sangre del pueblo no saben vivir. Estos canibales, que acabaron con la riqueza colectiva de sus propios pueblos con el fin de volver a vivir a su costa, combatiran el comunismo con todas su fuerzas, en cualquier momento, y de cualquier manera, porque esta en juego su esencia, su forma de vivir, la unica manera con la que saben actuar: como parásitos.

Y es que los delincuentes de la lista que citó Marx en aquella ocasión, "terratenientes ingleses, absentistas  irlandeses, ex esclavistas y rastacueros norteamericanos, ex propietarios rusos de siervos y boyardos de Valaquia", continuan saqueando el mundo, eufóricos después de más de dos décadas del final de aquel estado elevado por aquellos alumnos de los comuneros de Paris, los comunistas sovieticos que, aunque lograron en un primer momento construir con su unico esfuerzo la primera potencia económica, militar y social del mundo, saneando el cuerpo social de parasitos, al final terminaron olvidando que, mientras forjaban una sociedad nueva, los caníbales esperaban el momento oportuno, agazapados a sus puertas como garrapatas, para acabar como fuera con esa herejía de la igualdad de los seres humanos y poder, así volver a continuar viviendo sin dar palo al agua a costa del esfuerzo e incluso, si es necesario, de la vida del resto de la humanidad.

martes, 25 de marzo de 2014

Putin, el líder político internacional más valorado por los moldavos, que prefieren la Unión Aduanera Euroasiática a la Unión Europea

Vladimir Putin, con un 42%, es el personaje político más valorado en República Moldova, conforme a una encuesta realizado por la empresa de estudios sociales Magenta, el diario moldavo Timpul y la televisión rumana Realitatea TV.  Sin embargo, la imagen del presidente de Estados Unidos está por los suelos (6%), y la de Ángela Merkel (19%) a bastante distancia del presidente ruso (ver datos más abajo).

Otros datos del demoledor sondeo para los intereses de las corporaciones norteamericanas
y europeas en las exrepúblicas soviéticas son, por ejemplo, que los ciudadanos de República Moldova votarían mayoritariamente contra la integración de su país en la OTAN (37% frente al 25%), y prefieren la Unión Aduanera Euroasiática (43%) a la Unión Europea (38%).

Igualmente, los participantes en la encuesta rechazan denominar a las tropas rusas presentes en Transnistria "tropas de ocupación" (70%) y consideran que hablar la lengua rumana no significa, ni mucho menos, ser rumano -61%- (en contraste con la posición oficial de Rumanía que considera que los moldavos, por el hecho de hablar la lengua rumana, son y quieren ser rumanos).

En cuanto al partido al que votarían si se celebraran elecciones parlamentarias, de nuevo el partido más respaldado sería el Partido Comunista de República Moldova, con un 31% de los votos, seguido del Partido Liberal de República Moldova con un 13%.

Se trata de una encuesta muy reveladora porque, a pesar de haber sido realizada y encargada por los medios de información proclives a la integración de la exrepública soviética en la U.E.y vanguardia del anticomunismo y a la rusiafobia en la antigua república soviética y, sin embargo, los resultados han sido totalmente contrarios a sus intereses y a los de las grandes corporaciones mafiosas occidentales, que parecen demostrar que la imagen de Rusia y de Putin ha salido reforzada tras la agresión contra Ucrania dirigida desde los despachos de Washington y Bruselas.

Los resultados más llamativos del sondeo son los siguientes:

Valoración de los líderes internacionales abajo citados:

Vladimir Putin - 42%
Angela Merkel - 19%
Traian Băsescu - 6%
Barack Obama 6%
Dmitrii Medvedev - 5%

Intención de voto en caso de referendum sobre la integración de la Rep. Moldova en la OTAN:

A favor- 25%
En contra - 37%
No participaría - 13%
No sabe, no contesta - 25%

Opinión sobre la medida de declarar a las tropas rusas de Transnistria "tropas de ocupación":

Absolutamente de acuerdo- 7%
Más bien de acuerdo - 8 %
Más bien en desacuerdo - 20%
Absolutamente en desacuerdo - 50%

Intención de voto en caso de referendum sobre la integración de Rep. Moldova en la UE o en la Unión Aduanera (Rusia-Bielorrusia-Kazajistán)

A favor de la adhesión a la UE - 38%
A favor de la adhesión a la Unión Aduanera - 43% No participaría- 4%
No sabe, no contesta - 13%
Sin respuesta - 3%

Opinión ante la siguiente afirmación: "Quién habla la lengua rumana es rumano" 

Totalmente de acuerdo - 20%
Más bien de acuerdo - 13%
Más bien en desacuerdo - 20%
Totalmente en desacuerdo- 41%
No sabe, no responde - 6%
   
Partido al que votaría en caso de que hubiera elecciones el próximo domingo:

Partido Comunista de R.M.- 31%
Partido Liberal Democráta- 13%
Partido Liberal- 8,4%
Partido Demócrata- 7,6%
Partido Socialista de R.M.- 2,4%
Partido Liberal Reformador- 0,8%

Opinión sobre en que dirección van las cosas en Republica Moldova:

Con seguridad en la dirección correcta - 9%
Más bien en la dirección correcta - 21%
Con seguridad en la dirección equivocada - 34%
Más bien en la dirección equivocada- 27%



Fuente: Timpul.md
Datos completos del estudio: Magenta

domingo, 23 de marzo de 2014

Bajo el cielo de España: Capítulo V (5ª Parte). Sobre la participación rumana en las Brigadas Internacionales

Continuamos con la publicación de la traducción del libro del comunista rumano Walter Roman, en el que cuenta sus experiencias en de la Guerra Civil Española en las filas de las Brigadas Internacionales.

Se puede acceder a las partes anteriores en los siguientes enlaces:


COLECTIVO VALAKIA ROJA (VKR)


Cuando, muchos años más tarde, en 1967, visité la casa memorial de Hemingway, situada en una colina cercana a La Habana, me acordé de aquel encuentro que, por lo demás, siempre había permanecido vivo en mi memoria.

Furgoneta "tomada a la canalla fascista" en  la batalla de Guadalajara
Llegué a media tarde, sobre las seis, y la casa memorial ya estaba cerrada. Al día siguiente me iba de Cuba.
Quería visitarla a toda costa. Los lugareños me remitieron al vigilante. Ni mi insistencia ni mis explicaciones de que venía de lejos y me iba al día siguiente sirvieron de nada.

La idea salvadora llegó de Stamate, el corresponsal de “Scînteia”  en La Habana, que me sugirió que dijera que había conocido a Hemingway en España.

Y así fue: tales palabras obraron el milagro. El guía había sido amigo íntimo de Hemingway. Pude visitar con calma y sin premura la casa. El “precio” que hube de pagar fue, no obstante, la evocación de mi encuentro con Hemingway.

Allí pude penetrar mejor el alma, la personalidad de Hemingway. Me senté a su mesa de trabajo en la torre, construida por su mujer, adonde se retiraba para escribir con calma y desde la que podía abarcar con la mirada el horizonte del mar Caribe. Allí había escrito “El viejo y el mar”.

Vi la biblioteca, la colección de trofeos de caza de África y otros muchos recuerdos. Visité la habitación donde, cada mes, durante un tiempo, se instalaba su gran amigo, el torero español Dominguín, sin el que Hemingway no se sentía bien.

Fueron unos instantes inolvidables. Me fui de la casa memorial con el sentimiento de que, en alguna parte, en algún momento, me volvería a “encontrar” con Hemingway.

Y ese momento llegó muy pronto. Mucho antes de lo que podía sospechar.

***

Tras abandonar Cuba, camino de Rumanía, dando cumplimiento a una llamada interior, me detuve en Madrid y empleé los dos días de estancia que me concedieron las autoridades franquistas en volver a ver los lugares memorables, sagrados para lo que habíamos participado en la defensa de la capital española entre 1936 y 1937.

En la Sierra del Guadarrama, al llegar al monumento del Valle de los Caídos –sobre el que difícilmente se pueden emitir juicios de valor, conociendo el motivo que determinó su construcción, los medios que se emplearon para levantar aquel obelisco imponente y, en especial, el objetivo perseguido por Franco al erigirlo-, mi acompañante (de quien hablaré en otro momento), empleado de una empresa turística española, que sabía que yo era de Rumanía y que, como pude darme cuenta más tarde, sospechaba que había luchado en las Brigadas Internacionales, llamó mi atención sobre una casa que se veía en el valle, entre los montes, de la que dijo que “allí había vivido durante la guerra civil el gran escritor americano Ernest Hemingway”.

Al oír sus explicaciones y comentarios referidos a la guerra, grande fue mi asombro y, al mismo tiempo, mi alegría, al comprobar que la llama que había iluminado nuestro camino durante la conflagración no se había apagado.


LOS FASCISTAS ITALIANOS, PUESTOS EN FUGA EN GUADALAJARA

No se habían extinguido aún los ecos de los combates del Jarama cuando el mando franquista, que en todo momento trataba de obtener un éxito de prestigio, se preparaba ya para golpear de nuevo. De hecho, también los fascistas italianos, envalentonados tras haber logrado conquistar Málaga, querían aprovechar el agotamiento de las tropas republicanas para conseguir una nueva victoria. Desde ese momento contaban con un éxito decisivo: estaban determinados a dar el golpe que decidiera la suerte de la guerra.

Mussolini aprovechó de lleno la hipocresía de la política de “no intervención”, practicada por los gobiernos de Francia, Inglaterra y Estados Unidos, para enviar abiertamente a los rebeldes españoles aviones con sus correspondientes pilotos, unidades militares al completo y divisiones bajo el mando y bandera italianos, muestra innegable de la brutal intervención del fascismo italiano en España. Ya desde el ataque contra la ciudad de Málaga se habían creado brigadas mixtas italo-españolas: los “Flechas Azules” y los “Flechas Negras”. Ahora, en previsión de la nueva ofensiva que se proyectaba, se había organizado todo un cuerpo expedicionario italiano con divisiones únicamente italianas y unidades mixtas, con bases y servicios completamente autónomos, un auténtico ejército invasor.

La nueva ofensiva también tenía como objetivo la conquista de Madrid. La dirección del ataque era la carretera nacional que iba de Sigüenza a Guadalajara, Alcalá de Henares y Madrid. Al mismo tiempo preveía retomar las operaciones del Jarama, siempre en dirección a Guadalajara, persiguiendo el cerco completo de la capital.

El mando de la ofensiva en el frente de Guadalajara se lo había confiado Franco al general italiano Manzini. Éste disponía de grandes recursos materiales y humanos. Cuatro divisiones regulares italianas estaban preparadas para tomar parte en la ofensiva del frente de Guadalajara: “Dio lo vuolo” , “Fiamme nere” , “Penne nere”  y “Littorio”. También fueron desplazadas a ese frente las dos brigadas mixtas italo-españolas que habían luchado en el sur. Un mando de secciones especializado tenía a sus órdenes los numerosos blindados, piezas antitanque, lanzallamas, etc., que iban a entrar en acción en dicho frente; los regimientos de artillería y los de ingenieros tenían mandos diferentes.

En total, los fascistas italianos concentraron en el frente de Guadalajara 50.000 hombres, 222 cañones, 140 tanques y blindados, 90 aviones, 4.500 camiones, etc.

Además de todo esto, para evitar cualquier sorpresa estaban igualmente preparadas para entrar en combate otras fuerzas: la Legión “Cóndor” había asumido la misión de desbaratar, en caso de necesidad, el contraataque republicano, y la división franquista “Soria”, de defender el flanco derecho.

A aquellas fuerzas numerosas, perfectamente equipadas y de refresco habían de hacer frente unas tropas republicanas mermadas en número, con una instrucción deficiente y carentes de reservas inmediatas, en cuyo apoyo  sólo se podían enviar unidades que se encontraban en los sectores de Madrid, las mismas tropas que habían  combatido en las batallas anteriores y que aún no habían logrado recuperarse de las pérdidas y de los extenuantes esfuerzos realizados.  

La relación de fuerzas era netamente favorable a los fascistas. Sus puestos de radio habían empezado a anunciar igualmente a la población de Madrid: “Las tropas del ejército nacional (o, para llamar a las cosas por su nombre, las tropas del cuerpo expedicionario italiano) llegarán pronto a vuestras casas”.

Los ojos de la humanidad toda estaban clavados en España. La batalla que iba a tener lugar daría repuesta a una pregunta que inquietaba a muchos: ¿qué había creado desde el punto de vista militar el fascismo italiano? El vergonzoso fracaso sufrido por las tropas italianas en Guadalajara demostró a toda la humanidad la bancarrota del fascismo italiano también desde una óptica militar.

Artilleros rumanos en 1937.
En el centro, Nicolae Cristea, a la derecha Valter Roman
"Voluntarios rumanos en España 1936-1939: Recuerdos y documentos"
La batalla de Guadalajara, que debía concluir con la victoria de Mussolini, terminó convirtiéndose en una sonora victoria del joven ejército republicano español. Se demostró una vez más el papel decisivo desempeñado por el factor moral en la guerra. Las tropas republicanas, dirigidas en su mayor parte por los comunistas, aunque muy inferiores en número y en la dotación de armamento moderno, vencieron gracias a su superioridad moral.

El ataque fascista comenzó en la mañana del día 8 de marzo, en dos direcciones: Mirabueno y Las Inviernas. Las débiles fuerzas republicanas que se encontraban allí opusieron una resistencia encarnizada, contuvieron al enemigo, aunque no pudieron hacer frente demasiado tiempo a la intensidad de su presión.

Ebrios de los primeros éxitos, el mando de las legiones fascistas anunció en una orden del día las etapas y pasos en que se iba a desplegar su acción: “Mañana, en Guadalajara; pasado mañana,  en Alcalá de Henares; y en dos días, en Madrid.”

Sólo que las fuerzas republicanas no parecieron dejarse impresionar por los planes del enemigo. El mando republicano concentró sus mejores unidades con la intención de rechazar el ataque. Los refuerzos republicanos salieron a toda prisa al encuentro del enemigo que avanzaba. Eran las propias tropas de Madrid y del Jarama las que venían en su ayuda. Se pusieron en marcha, de inmediato y al mismo tiempo, las unidades españolas de Líster, Mera, Galán, del joven comunista italiano Nannetti, la XI brigada internacional, seguida de la XII brigada, batallón tras batallón. “Las dos brigadas internacionales –indica Longo en su libro- estaban acompañadas de sus grupos de artillería. La XI brigada internacional, del batallón rumano de artillería.”

En la noche del 9 al 10 de marzo, las tropas republicanas se retiraron de Cajanejos y Brihuega. Los fascistas seguían avanzando pero se toparon con la línea de resistencia, cada vez más poderosa, organizada por los republicanos. A lo largo de toda la jornada del 10 de marzo, las XI y XII brigadas internacionales lucharon con el enemigo desde ambos lados de los dos caminos que conducían a Torija. “Las fuerzas de artillería concentradas en este frente (Guadalajara) –cuenta Luigi Longo- quedaron al mando del joven comandante rumano del batallón rumano de artillería.”

La situación de las fuerzas republicanas era bastante difícil. Las unidades fascistas penetraron el dispositivo republicano como la hoja de un cuchillo cuya punta llegó a Trijueque, el filo pasó por Palacio de Ibarra y se quedó clavado ante la localidad de Brihuega. Si los fascistas hubieran dado muestras de mayor iniciativa y audacia, si hubieran reflexionado sobre cuál era la situación real, las fuerzas republicanas se habrían visto en grave peligro.

Pero, a pesar de los resultados obtenidos, los fascistas italianos estaban desmoralizados. En contra de lo que se esperaban, los republicanos oponían una encarnizada resistencia y contraatacaban con extraordinaria energía. Las pérdidas de los fascistas eran importantes. Destacaba el ímpetu combativo de los voluntarios antifascistas italianos del batallón “Garibaldi”. Entre las filas de los fascistas se hicieron numerosos prisioneros. La mayoría se entregaban, no obstante, voluntariamente. Se pasaban con armas y bagajes al lado republicano que, con ayuda de megafonía, empleó una propaganda activa y convincente dirigida a los legionarios italianos, en su mayoría enviados a España contra su voluntad.  

Aprovechando el desaliento que cundía en las filas enemigas, el mando republicano decidió contraatacar el dispositivo fascista frontalmente y por el flanco con el objetivo de reconquistar Trijueque y Palacio de Ibarra. La primera acción se confió a la XI división española, que atacó Trijueque con batallones españoles y con los de la XI brigada internacional. El ataque tuvo lugar el día 13 de marzo y ese mismo día las fuerzas republicanas, que realizaron prodigios de heroísmo, se adueñaron de la localidad. El enemigo, puesto en fuga, dejó en manos de nuestras fuerzas grandes cantidades de armas y munición.

Subrayando el ardor con que lucharon los voluntarios de las diferentes unidades internacionales, Luigi Longo puso de relieve la participación en aquella acción de una de “las baterías del grupo de artillería rumano que tenía bajo su vigilancia la carretera Madrid-Zaragoza, carretera en que se sitúa Trijueque.”

El 14 de marzo, el batallón “Garibaldi” atacó Palacio de Ibarra y, luchando con insuperable valentía, expulsó a los fascistas de la localidad.

Los éxitos obtenidos por los republicanos y la desmoralización del campo fascista determinaron que el mando republicano decidiera lanzar una gran contraofensiva. Las tropas republicanas entraron en acción el 18 de marzo al rayar el alba. De los brigadistas internacionales sólo tomaron parte en el ataque las XI y XII brigadas internacionales, junto con algunas unidades internacionales de artillería, entre las que se encontraba el grupo rumano de artillería y el batallón “Skoda”. El plan de ataque preveía 40 minutos de fuego intenso de artillería, 20 minutos de bombardeo de la aviación republicana sobre las líneas enemigas y, acto seguido, el avance de los tanques y la infantería.

Todo a lo largo del frente los fascistas huían, huían, huían. Los habían puesto en fuga los republicanos españoles, los habían puesto en fuga los voluntarios de las Brigadas Internacionales, armados con fusiles y ametralladoras de otro tiempo, con cañones que parecían de museo, pero con el entusiasmo que les proporcionaba el ideal por que luchaban. Los legionarios se desprendieron, igualmente, de sus excelentes vehículos, abandonaron sus espléndidos cañones, sus maravillosos tanques, arrojaron sus mochilas y petates para poder huir lo más rápido posible. “Ese día –señala Simone Téry en su “La Puerta del Sol”- a pesar de la no intervención, los republicanos españoles recibieron a domicilio todas las armas que la neutralidad de los países democráticos les había impedido obtener.”

“En el mes de marzo –se indica en la “Historia del Partido Comunista de España”- las fuerzas republicanas, que habían detenido a los fascistas en el Jarama, después de una sangrienta y larga batalla, infligieron una completa derrota al Cuerpo expedicionario italiano, que mandaba el general Bergonzoli, en la batalla de Guadalajara, uno de los más importantes hechos de armas de la guerra. Y a ese señalado triunfo siguieron otros logrados por los soldados de la República en el Frente Sur, en el sector de Pozoblanco.

Esas victorias, especialmente la de Guadalajara, demostraban la potencia y eficacia que ya había alcanzado el Ejército Popular, sobre todo en el Centro, donde había sido cimentado sólidamente sobre los principios de organización, de disciplina y mando único por los que tan tesoneramente abogaba el Partido Comunista.”

La batalla de Guadalajara representó para los voluntarios rumanos en España, así como para el resto de combatientes internacionales, una nueva oportunidad de poder mostrar su enorme apego a la causa de la libertad.

El batallón rumano de artillería se encontraba aún en las posiciones del Jarama cuando le llegó la noticia del comienzo de una nueva y poderosa ofensiva de los fascistas sobre Madrid así como la orden de desplazarse urgentemente al frente de Guadalajara.

Tras la conclusión victoriosa del contraataque republicano en el Jarama, los batallones de las XI y XII brigadas fueron enviados de inmediato a descansar por los pueblos de los alrededores y se les reemplazó con tropas españolas. Sin embargo, la artillería, al ser poco numerosa, no se benefició más que de brevísimo reposo antes de las nuevas batallas en que hubo de tomar parte. En realidad, durante toda la guerra, el grupo rumano de artillería, al igual que otras unidades que pertenecían a la misma arma, fue retirado siempre de una posición y trasladado al punto a otra, allí donde lo exigían las circunstancias, allí donde los combates eran más encarnizados.

En el transcurso del día 9 de marzo, Hans Kahle, comandante de la XI brigada, transmitió al batallón rumano la orden de ponerse de inmediato a disposición del mando republicano del frente de Guadalajara.

En la noche del 9 al 10 de marzo, el grupo rumano de artillería llegó a Torija, donde se encontraba el estado mayor de la XI brigada. El grupo se quedó a la salida de dicho pueblecito, en la carretera Guadalajara-Zaragoza. La situación era extremadamente grave. Las fuerzas fascistas presionaban con gran intensidad sobre el frente republicano, en realidad una endeble línea de defensores en la que, incluso a lo largo de kilómetros y kilómetros, no había ningún tipo de tropas.

Inmediatamente después de la llegada del batallón, el comandante de la XI brigada, Hans, nos indicó la primera tarea que le correspondía al grupo rumano de artillería: crear una poderosa cortina de fuego para detener a las tropas fascistas italianas en su eje principal de avance: la carretera Zaragoza-Madrid, donde la presión del enemigo era en aquel momento más intensa.

El grupo rumano de artillería, compuesto de dos baterías de cañones de 75 y 115 mm., tomó posiciones en pleno día (¡algo sumamente peligroso!, pero no cabía otra alternativa) en el kilómetro 75 de la carretera Madrid-Zaragoza, a un kilómetro al noreste de Torija.

Desde un punto de mando instalado en el socavón producido por una bomba, junto con Hans Kahle, A. I. Rodimtsev, consejero soviético de una unidad española enviada como apoyo de las operaciones, y Ernesto Ferrara, comandante de un pelotón de tanques, seguíamos con prismáticos los movimientos del enemigo: observamos a la artillería italiana en su emplazamiento al noreste del kilómetro 82, vimos los batallones en marcha, dispuestos en posición de combate por compañías, observamos a lo lejos la aparición de tanques que se dirigían a toda velocidad en dirección de ataque. Era evidente que el adversario lanzaba al combate fuerzas importantes. Kahle dio órdenes a los batallones de estar preparados para responder al ataque. El fuego del grupo de artillería, dirigido a lo largo de la carretera, hizo que el avance de las tropas fascistas se ralentizara. El enemigo consiguió, no obstante, ocupar el pueblo de Trijueque. Entre tanto, las fuerzas republicanas, bien organizadas y con apoyo intenso de la artillería, lograron detener el avance de las tropas fascistas. El frente se estabilizó.

En aquellas operaciones de estabilización del frente, el batallón rumano de artillería colaboró estrechamente con los batallones españoles “Apoyo” y “Pasionaria”, así como con los dos batallones de la XI brigada internacional, “Comuna de París” y “Edgar André”.

El día 13 de marzo tuvo lugar un acontecimiento de extraordinaria importancia en la suerte de la batalla del frente de Guadalajara. Percatado de que las fuerzas fascistas italianas no eran realmente “invencibles”, como había proclamado la propaganda fascista, el mando republicano tomó la decisión de contraatacar el dispositivo enemigo con la intención de reconquistar Trijueque.

Oficiales de la Brigada XI participando en la fiesta organizada por el
regimiento rumano de artilleria tras la victoria de Guadalajara.
 "Voluntarios rumanos en España 1936-1939: Recuerdos y documentos".
La tarde del día 13 de marzo, dos batallones españoles, “Apoyo” y “Pasionaria”, junto con los batallones de la XI brigada internacional se lanzaron al asalto del pueblo de Trijueque. Gracias a una perfecta colaboración entre las unidades de infantería y artillería de aquel frente –entre las que figuraba el grupo rumano de artillería, cuya posición era la más favorable para apoyar la operación- quedó asegurado el éxito completo de aquella acción. Todos los cañones del batallón rumano de artillería bombardearon intensamente el pueblo de Trijueque; en el momento en que la guarnición italiana, presa de pánico, salió huyendo del pueblo y la infantería republicana pasó al ataque, el fuego de nuestra artillería batió la carretera por donde se retiraban los fascistas italianos, provocándoles grandes pérdidas.

¡Qué de cosas dejaron tras de sí los legionarios de Mussolini en su desbandada: la carretera estaba atestada de tractores “Fiat” empleados para remolcar los cañones, de camiones “Lancia”, de coches, de cientos de cartucheras, bolsas llenas de conservas, galletas, chocolate! ¡No luchaban como los soldados republicanos, cuya alimentación era cada vez más deficiente y para quienes unos pocos garbanzos preparados en un aceite de oliva rancio habían llegado a ser una exquisitez!

Entre los soldados republicanos, españoles e internacionales, de aquel sector del frente el entusiasmo era indescriptible: habían contribuido al primer éxito del ejército republicano sobre las tan elogiadas tropas del fascismo italiano.

Comenzamos, un grupo de oficiales, a registrar las posiciones que habían ocupado los fascistas italianos. Al borde de la carretera se observaban, de trecho en trecho, unas casitas rectangulares de piedra. Eran –según nos explicó un combatiente español- las casitas de los peones camineros, habitadas esporádicamente, cuando se trabajaba en el tramo de carretera correspondiente. Entramos en una de ellas. Tenía un hogar y literas, y podía servir de refugio cuando hacía mal tiempo. Vimos que había sido utilizada hasta entonces una o dos veces por los soldados de Mussolini que habían huido dejando allí todos sus pertrechos y, como para que no cupiera ninguna duda sobre el origen de sus últimos inquilinos, sus fiambreras con macarrones. No les había dado tiempo a terminar de comer. Un poco más allá nos encontramos con un montón de tiendas de campaña nuevecitas… Bien les iban a venir a nuestros muchachos que habían dormido muchas noches a cielo raso.

Por la tarde de aquel mismo día, Modesto, el general Lukáks, comandante de la XII brigada, y Hans Kahle, comandante de la XI brigada internacional, pasaron por  las diferentes unidades para felicitarlas por el éxito obtenido y se detuvieron también al llegar a nuestro batallón.

Modesto, más joven y más expansivo, nos abrazó a algunos. Se inició una charla animada. Se hablaba en muchas lenguas. Nosotros hablábamos en español, lo que le sorprendió gratamente.

-Veo que los rumanos habláis bien el español, en todo caso mejor que el resto de los camaradas de los otros países. Enhorabuena también por ello. Pero, decidme, ¿cómo es posible?

Se produjo un intercambio vivo de opiniones en el que cada cual invocó distintos episodios de un pasado lejano que explicaban la semejanza de las dos lenguas. Nosotros recordamos a Trajano.

-Pero Trajano  fue español, si no me equivoco –respondió con buen humor Modesto-. La lengua española es la más bella de todas las lenguas latinas. No en vano se dice que el inglés se debe emplear para dirigirse a los gansos, el alemán, a los soldados, el italiano, a las señoras, el francés, a los diplomáticos, y el español, a los dioses. No he sido yo quien ha inventado el dicho –nos dijo como disculpándose- así que no os lo toméis a mal; a todo el mundo le parece su lengua materna la más hermosa.

***
 

   NOTAS
       
  1.“La Chispa” en castellano, órgano central del Partido Comunista Rumano. [Nota de los t.]
  2.“Dios lo quiere”. [N. del A.]
  3.“Llamas negras”. [N. del A.]
  4.“Plumas negras”. [N. del A.]
  5. Retraducción a partir del rumano. [N. de los t.]
  6. Retraducción a partir del rumano. [N. de los t.]
  7. Retraducción a partir del rumano. [N. de los t.]
  8. Retraducción a partir del rumano. [N. de los t.]
  9. Retraducción a partir del rumano. [N. de los t.]
  10. Traian, en rumano. [N. de los t.]

sábado, 22 de marzo de 2014

Comunicado de RBC en Solidaridad con Pablo Hasel tras ser juzgado por la letra de sus canciones y a la espera de la sentencia


El pasado 10 de marzo tuvo lugar en la Audiencia Nacional de Madrid el juicio al rapero Pablo Hasel por las letras de sus canciones. En este nuevo acto de represión contra la libertad de expresión, en realidad se están persiguiendo las ideas comunistas del cantante, la posibilidad de denunciar al estado heredero sin solución de continuidad de la dictadura franquista y a los criminales que lo representan y saquean a la vez.

La Red de Blogs Comunistas considera que la solidaridad es una arma poderosa y necesaria para enfrentar a la injusticia, a la explotación, a la corrupción y a la represión, características todas señaladas de la España actual, en la que la persecución de las ideas y de la libertad de expresión es cada vez más lacerante, y donde la excepcionalidad judicial es el pan nuestro de cada día (pues si bien se juzga a Pablo Hasel por expresar su opinión, no se hace lo propio con los que defienden y justifican abiertamente el régimen criminal de Franco, el terrorismo económico de la clase parásita española, los genocidios en países lejanos o la violencia que crea cada día más miseria en el estado español).

Como expresó el propio Pablo Hasel en el juicio, "(...) en este Estado queda sobradamente demostrado cómo no hay libertad de ningún tipo, ya que nunca veremos sentados en este banquillo a los responsables de la muerte de inmigrantes, por ejemplo".

En el estado español, se persiguen las ideas cuando estas cuestionan el régimen corrupto y criminal que nos gobierna, pero no cuando fomentan y exaltan la violencia del sistema contra los trabajadores o contra los pueblos.

Se rumorea que la sentencia se emitirá unos 15 días después del juicio. En espera de que la condena, probablemente dictada de antemano, sea la propia de un estado fascista y antidemocrático como el estado español, RBC se solidariza con todas las letras de las canciones de Pablo Hasel y las hace suyas, y hace un llamamiento solidario e internacionalista para que la clase obrera y los comunistas se unan a la denuncia de la creciente campaña de criminalización de la libertad de expresión y se dispongan a su defensa.

!Solidaridad con Pablo Hasel!
!Libertad de expresión de las ideas!
!Por la unión solidaria e internacionalista en torno a las ideas comunistas y revolucionarias que representa y defiende Pablo Hasel!

viernes, 21 de marzo de 2014

El ajusticiamiento del zar Alexandro II

El 1 de marzo de 1881 un grupo de nihilistas, La voluntad del pueblo (Narodnaya Volia, en ruso)., ajusticiaba al zar Alexandro II en una calle de San Petersburgo. El grupo perseguía la emancipación del pueblo ruso del yugo zarista, preconizando para ello la acción directa y la propaganda por los hechos, a la vez que intentaban concienciar a las masas de su alto destino revolucionario.

En su visita a la Unión Soviética, en 1928 y 1929, el periodista español León Villanúa relató sus experiencias en la patria de los trabajadores, La Rusia inquietante, incluyendo un interesante y detallado relato del atentado contra el zar Alexandro II, en el que se explica desde la planificación hasta la ejecución del mismo.

A continuación, lo reproducimos por su interés, junto a la pieza dedicada por el compositor soviético Shostakovich a la que "era el alma de aquellas empresas", Sofia Perovskaya; en realidad en honor de todos aquellos luchadores que dieron su vida en su lucha por un mundo sin explotación de unos hombres por otros.

COLECTIVO VALAKIA ROJA (VKR)

Litografía por D. Rudneva. 1881.

"Ésta es una confitería histórica: aquí se reunieron el 1 de marzo de 1881 los nihilistas que asesinaron al zar Alejandro II; por eso yo, siempre que tengo dinero, me atiborro de estos pasteles largos que tanto gustaban a [Ignatii] Grinevitski…

-Cuénteme, ¿cómo fue eso?

-Verá usted. En vista del fracaso de toda una serie de atentados contra el zar, el Comité Ejecutivo del Partido La Voluntad del Pueblo constituyó en el otoño de 1880 una comisión técnica especial encargada de forjar un proyecto práctico para acabar con la vida de Alejandro II. Entre sus miembros figuraba la mayoría de los que, meses después, tomaron parte muy activa en el regicidio. Uno de ellos era [Nikolái] Kibalchich, el sabio químico del partido. La mayoría de la comisión y casi todo el Comité Ejecutivo eran partidarios del atentado por medio de una mina colocada bajo una de las calles de Petersburgo por donde el zar acostumbraba a pasar en coche casi diariamente. Tras largas deliberaciones, se adoptó dicho plan. El Comité Ejecutivo decidió poner a contribución todo cuanto estuviera a su alcance para asegurar el éxito de la nueva intentona.

Ignati Grinevizky
Se designó para ser minada una de las principales calles de la capital, llamada Calle de los Jardines. A fin de diciembre, dos terroristas, [Yuri] Bogdanovich y la señora [Anna] Yakimova, haciéndose pasar por un matrimonio que se dedicaba al comercio, alquilaron en la citada calle una lechería. Al punto, los revolucionarios más expertos, [Andréi] Zheliabov, Kibalchich, Grinevitski, [Nikolái] Sujanov y otros muchos, pusieron manos a la obra.

Se hizo gran acopio de explosivos y, después de dos meses de penosos trabajos, se dio fin a la excavación de una cueva, donde se colocó una mina de gran potencia.

A fines de febrero, todo estaba dispuesto. Pero, en previsión de que el atentado pudiera fracasar, la comisión técnica se dedicó al planeamiento de otro. Por si el zar no pasaba por la Calle de los Jardines, se decidió recurrir a las bombas inventadas por Kibalchich. Los más fervientes partidarios de este proyecto eran Zheliabov y Grinevitski (el que con una bomba, algún tiempo después, mató al zar).

La policía estaba sobre aviso. Tenía noticias vagas de que los terroristas preparaban un atentado por medio de una mina en una de las calles de la capital; pero no consiguió, a pesar de todas sus indagaciones y de la intensificación del espionaje, obtener informes precisos. Las detenciones llovían. Los gendarmes registraban centenares de casas en los barrios por donde solía pasar Alejandro II. Por casualidad, fueron también detenidos algunos de los terroristas que trabajaban en el subterráneo de la Calle de los Jardines; pero eso no sirvió de nada, pues los detenidos se encerraban en un absoluto mutismo. Sin embargo, la situación se hacía difícil para los terroristas y el Comité Ejecutivo decidió apresurar los preparativos del atentado, que cada día se inclinaba más a realizar valiéndose de bombas. El 20 de febrero, empezó a explicar Kibalchich por las noches, en un círculo secreto, un curso práctico sobre el manejo de las bombas inventadas por él, sobre su potencia, etc. Su auditorio era poco numeroso, pero seguro; casi todos los que lo formaban tomaron parte, algunos días después, en el asesinato del zar.

Muchas veces, Kibalchich, Grinevitski y algunos otros conspiradores hicieron excursiones a los alrededores de la ciudad para ensayar las bombas, lanzándolas al suelo en parajes por competo desiertos. Todas las experiencias dieron buenos resultados; las bombas estallaban.

La noche del 28 de febrero, los terroristas, reunidos en su alojamiento secreto, fijaron definitivamente el día siguiente para la realización del atentado. Sabían que el zar tenía que pasar una revista en el patio de la Guardia Imperial.

Toda la noche, Kibalchich y sus compañeros estuvieron fabricando bombas en casa de la famosa revolucionaria Vera Figner.

El domingo por la mañana, muy temprano, tuvo lugar, en casa de otra célebre terrorista, Gesia Gelfman, la reunión de los que habían sido designados para realizar el atentado: Sofia Perovskaya, Grinevitski, [Nikolái] Rysacov, [Timofei] Mijáilov y [Iván] Emelianov. Sofia Perovskaya llevó en un paquetito dos bombas y notició que la Policía acababa de detener a Zheliabov. Media hora después llegó Kibalchich, llevando también dos bombas.

Sofia Perovskaya, que era el alma de aquellas empresas, dijo que en la Calle de los Jardines “se esperaba ya al zar”. Los bombistas debían apostarse en los extremos de dicha calle y procurar matar al zar, en caso de que el atentado de la mina, por alguna razón, no tuviera éxito. La Perovskaya dibujó con lápiz el plano del lugar, señalando con una cruz el sitio de cada bombista. Convino con ellos también la señal tras la cual debían acercarse por ambos lados al coche del zar y lanzar las bombas.

Grinevitski, como el revolucionario más experto y seguro, debía ocupar el puesto de mayor responsabilidad e iniciar el lanzamiento de las bombas.

Hacía las once de la mañana todos estaban ya en su sitio con las bombas en la mano envueltas en pañuelos.

Una hora después, Sofia Perovskaya, que se paseaba entre los cuatro bombistas para dirigir las operaciones, supo que el zar había cambiado de itinerario y se había dirigido al cuartel de la Guardia Imperial, no por la Calle de los Jardines, sino por otra paralela. Supo también que, al volver al Palacio de Invierno, pasaría a lo largo del Canal de Catalina. Al punto dijo por señas a los bombistas que se colocasen a lo largo del Canal.

Después de pasar revista a su guardia, el zar, en su coche, se encaminó a Palacio por la orilla del Canal. Como pululaban por allí los espías y era peligroso permanecer mucho tiempo en el mismo sitio con las bombas en la mano, los terroristas se detuvieron media hora en esta confitería que estamos ahora, cuyas ventanas dan al Canal y desde donde se podía ver, por consiguiente, cuanto sucedía en la calle. Grinevitski, cuya bomba mató poco después al zar, se comió tranquilamente un pastel, a pesar de que no ignoraba que de un momento a otro le esperaba una muerte segura.

A cosa de las dos, todos estaban ya en su puesto. La Perovskaya pasó revista a su pequeña tropa y le hizo, por señas, las últimas indicaciones. Luego, atravesó el puente y, desde el otro lado del Canal, miró ansiosa a sus compañeros, pendiente el alma de su actitud, de sus movimientos.

No tardó en llegar el coche del zar. Eran las dos y cuarto. Rysacov, que era el que se hallaba más cerca del coche, lanzó su bomba. Una terrible explosión resonó. Los cosacos y el soldado que iba junto al cochero y el propio cochero cayeron al suelo gravemente heridos. El zar saltó a la tierra sano y salvo.

Los asesinos del zar (grabado de la época)
-¿Han detenido al criminal? –preguntó a los que le rodeaban.

A pocos pasos de distancia, junto a la baranda del Canal, los policías y los cosacos detenían a Rysacov.

El jefe de la Policía, que estaba al lado del zar, le aconsejo que regresase a toda prisa a Palacio; adivinaba que Rysacov no estaba solo y que eran de temer nuevos atentados terroristas. El zar, dispuesto a seguir su consejo, se dirigió al coche del jefe de Policía.

-¡Gracias a Dios –le dijo a alguien de su séquito-, me he librado de la muerte!

-¡Todavía no se sabe! –respondió Rysacov, que había oído sus palabras.

Rysacov veía a sus compañeros acercarse por ambos lados y estaba seguro de que el zar no se libraría de la muerte. En efecto, momentos después, Alejando II se hallaba a tres pasos de Grinevitski. Éste, para que fuera más seguro el efecto de su bomba, la tiró con todas sus fuerzas contra el suelo, entre él y el zar. De nuevo resonó una formidable explosión. Una nube de humo y de nieve envolvió todo. Durante algunos segundos fue imposible ver nada. Cuando desapareció la nube, se vio al zar apoyada la espalda contra la baranda del Canal, mortalmente pálido, ensangrentado, medio sentado sobre sus piernas mutiladas. Junto a él, empapado en sangre, hecho pedazos, estaba su manto. A algunos pasos yacía herido de muerte Grinevitski, desfigurado el rostro por numerosas heridas. Había también otros heridos, casi todos pertenecientes al séquito del zar. Todos fueron trasladados inmediatamente al hospital vecino. Grinevitski sólo volvió en sí un breve instante, hacía las nueve de la noche. El gendarme que había a su cabecera le preguntó:

-¿Cómo se llama usted?

El otro le miró, y haciendo visible esfuerzo, le contestó:

-No diré nada.

Fueron sus últimas palabras. Media hora después expiró. A pesar de todo cuanto hizo para saber el nombre del que había matado al emperador de todas las Rusias, la Policía no consiguió nada. Hasta algunos meses más tarde, ni el Gobierno ni el pueblo supieron que la bomba homicida había sido lanzada por la mano de Grinevitski. Alejando II murió algunas horas antes que su matador".

Villanúa, León: La Rusia inquietante: Viaje de un periodista español a la URSS (Años de 1928-29), Madrid,  págs. 222 -228

miércoles, 19 de marzo de 2014

Transnistria y Gagauzia solicitan su unión a Rusia


Independientemente de las cuestiones ideológicas, lo cierto es que la respuesta de Vladimir Putin ha humillado públicamente a los imperialistas del autodenominado "mundo libre", tras el intento de estos de imponer un gobierno títere en Ucrania mediante un nuevo golpe de estado marca "revolución de colorines", para el cual no han tenido ningún tapujo de utilizar a los sanguinarios neonazis seguidores del genocida Stepan Bandera.

La unión de Crimea a Rusia es, aunque no lo quieran reconocer los cada vez más debilitadas potencias occidentales, no solo de hecho, sino de iure, pues no solo cuenta con el acuerdo de los gobiernos y los parlamentos, sino de la mayoría de la población (que se ha expresado en Crimea a través de un referendum democrático, algo que no han hecho los golpistas de Kiev), además de tener precedentes, como el de Kosovo, creado artificialmente por EE.UU. con el apoyo de la UE., que la comunidad internacional, salvo pocas excepciones, legitima.

El golpe dado por el oso ruso a los títeres de Estados Unidos en Europa Occidental ha provocado un terremoto en todo el este europeo, y ha despertado la esperanza de las regiones que hasta ahora han sido solamente protegidas por Rusia, como Transnistria, o de aquellas que después de 20 años de dictadura capitalista (incluso administrándo esta un Partido Comunista, el de Moldavia) siguen echando de menos la autonomía regional, los derechos de los pueblos, y el bienestar social y económico que disfrutaban antes de su separación forzosa de la URSS, como es el caso de la República de Gagauzia.

Inmediatamente después hacerse pública la unión de Crimea, las dos regiones que se sienten incómodas dentro de una República Moldava proeuropea han solicitado a Moscú la unión con Rusia.

En el caso de Transnistria, la población mayoritaria es rusa, por lo que se puede utilizar la excusa de la etnia para justificar su interés, pero en la Republica de Gagauzia, sin embargo, la mayoría es turca, por lo que su deseo de ser parte de Rusia tiene que ver con otras razones, como el respeto a su esencia como pueblo y su conocimiento de que esto en la órbita de la totalitaria U.E. será cada vez más dificil. De hecho, como se sabe, la primera decisión tomada por los golpistas financiados y dirigidos por Bruselas y Washington en Kiev ha sido la prohibición del uso de las lenguas minoritarias en las instituciones y la de limitar sus derechos culturales.

En tiempos de la integración de Moldova en la URSS, los gaugazos fueron una región autónoma dentro de esta República Socialista, y tras la proclamación de la indepencencia desde Chisinau en diciembre de 1990, los gagauzios decidieron la segregación de tres provincias, de población mayoritaria turca. Tras la guerra de Transnistria, el Parlamento de Chisinau se vio obligado a  reconocer la autonomia de Gagauzia, otorgándola un status especial. Los gagauzios, por su parte, aceptaban no volver a exigir la independencia mientras Republica Moldova no fuera anexionada por Rumania (cuya nostalgia de la Gran Rumania, estado surgido en el periodo de entreguerras, y que sumó a la Rumania nacida a finales del siglo XIX el principado austrohúngaro de Transilvania, el Banato, Bucovina, parte del norte de Bulgaria y la República Sovietica de Moldavia,  fue incluso agitada por los gobiernos comunistas nacionalistas de Ceausescu, y heredada, lógicamente, tras el triunfo del golpe fascista de diciembre de 1989).

El acercamiento del actual gobierno neoliberal de Chisinau a la Union Europea, sin consultar a la poblacion, provocó que el pasado 2 de febrero se organizara un referendum en Gagauzia, en el que el 98% de los votantes estuvieron de acuerdo en solicitar la adhesión a la Unión Aduanera de Rusia-Bielorrusia-Kazajistán, en lugar de a la Unión Europea. Se trató de una respuesta a la firma del acuerdo con Bruselas cuyo rechazo en Ucrania provocó el golpe de estado violento de los banderistas neonazis, apadrinados por Europa, y que ha tenido como consecuencia la unión de Crimea con Rusia.

El caso de Transnistria es similar, aunque con algunas diferencias importantes. La República Moldava de Transnistria funciona desde los años 90 como un estado independiente de hecho, aunque no haya sido reconocido ni siquiera por Rusia que, sin embargo, la protege.

Tras la decisión de Chisinau de separarse de la URSS, en 1990, y ante la perspectiva de una adhesión por parte de Rumanía, los transnistrios proclamaron el 2 de septiembre de 1990 la independencia (como vimos también en Gagauzia), aunque tropas norteamericanas, rumanas y moldavas intentaran evitarlo. La guerra entre ambas regiones duraría dos años, ya que las tropas rusas ubicadas en la región, y ante la oposición del Kremlim y del mercenario borracho que lo dirigía por entonces, el traidor Boris Yeltsin, decidieron apoyar a los rusos de la región. La contienda provocó al menos 700 muertos, y termino con la victoria de Tiraspol, capital de Transnistria.

En julio de 1992 se firmaría el acuerdo de alto el fuego. Desde entonces, las tropas rusas aseguran el respeto del acuerdo entre Chisinau y Tiraspol. Vladimir Putin siempre ha utilizado a Transnistria como un peon para sus intereses, pero ante el nuevo cambio de política contra las agresiones occidentales, podría cambiar la situación.

El otoño de 2006 Transnistria organizó un referendum para solicitar la adhesión a Rusia, en el que una mayoría aplastante votó por el sí. En aquel caso, Moscú no respondió afirmativamente, pero tampoco de modo negativo, a la petición de Tiraspol.

Ahora, tras el nuevo intento de la U.E. de hacerse con el control de Ucrania violentamente, y tras la firme repuesta de Rusia para defender sus intereses (que no debemos olvidar, son los de su clase dirigente, no los de su clase trabajadora, al igual que sucede en la Unión Europea o Estados Unidos), Comrat y Tiraspol, respectivas capitales de Gagauzia y Transnistria, han vuelto a solicitar su unión con Rusia para evitar caer presas del expansionismo de Washington y Bruselas.

A diferencia de Crimea, sin embargo, que su deseo se haga realidad es más dificil, porque entre Rusia y estas dos regiones se encuentra la antigua República Soviética de Ucrania, hoy, tras el golpe de estado perpetrado en Kiev por paramilitares neonazis, está en manos de Washington y Bruselas (es decir, como sucede también en Rusia, de los mafiosos y delincuentes económicos que controlan sus gobiernos). Además, no parece entrar en la estrategia de Rusia un enfrentamiento total con Occidente, sino, de momento, tan solo responder a sus hasta ahora continuas agresiones... Así que es de temer que las aspiraciones de escapar de los tentáculos de la U.E. de estos dos territorios van a tener que seguir esperando y sobreviviendo, mientras tanto, tal y como han hecho hasta ahora, en el juego de intereses de los dos polos imperialistas que se enfrentan en torno a las antiguas fronteras soviéticas.

lunes, 17 de marzo de 2014

Bucarest desde el autobús (verano de 1977)

 Las siguientes fotografias fueron tomadas tras el parabrisas de un autobús, en 1977, unos meses después del terremoto de aquel mes de marzo. En una de las fotografías se aprecia el hueco dejado por el bloque Danubio, hundido totalmente en la catástrofe, o la fachada destruida del edificio Wilson.

Las fotografias son de Muzeul de Fotografie, y fueron publicadas inicialmente por Magyar Honvédelmi Szövetség – una organización comunista húngara que se ocupaba de organizar actividades deportivas y de recreo). Probablemente, se trata de una excursión organizada desde la Hungría socialista para visitar la capital del país vecino.

La Casa Scantei, con la estatua de Lenin ante ella
El Teatro Nacional, a la derecha, y al fondo el Hotel Intercontinental. A la izquierda falta el conocido bloque Danubio,
derruido tras el terremoto de marzo de 1977, y detrás del Hotel, la fachada dañada del edificio Wilson.
Plaza Sf. Gheorghe hacia Universitate. A la derecha, un anuncio publicitario: “Numerosas y variadas excursiones al extranjero” (¿No dice la propaganda anticomunista que no se podía viajar).
Piața Unirii, con las obras del metro de Bucarest, que sería inaugurado en 1979. 
Calea Victoriei, en el centro de la capital. Al fondo, el Hotel  Bulevard.
Bulevard. N. Bălcescu

domingo, 16 de marzo de 2014

Kruschov y Crimea

El traidor Kruschov y el mafioso J.F.Kennedy
Hoy los ciudadanos de Crimea ejercen su derecho a la autodeterminación en respuesta al golpe de estado perpetrado en Ucrania, dirigido por la U.E. y EE.UU. sirviéndose de las bandas neonazis y banderistas de la antigua república soviética.

En el siguiente artículo de unos camaradas bolivianos , se recuerda como el traidor Nikita S.Kruschov, que dio un tremendo golpe contra el movimiento comunista internacional al inventarse un mentiroso informe sobre Stalin, también tuvo gran influencia en la entrega de la península de Crimea a Ucrania, cuando siempre fue mayoritariamente rusa.

El padre de Kruchov fue un traidor ucraniano que cooperó con los que hoy han tomado el poder en Kiev mediante un golpe de estado violento, los terroristas seguidores del asesino Stepan Bandera, y fue fusilado por traidor a pesar de los ruegos del que luego llegaría a ser Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética y Jefe de Estado de la patria de los trabajadores (que empezó siendo ya la patria de la neoburguesia en la que fue convirtiéndose el partido).

 Como vemos, el pasado y e presente no son tan ajenos, y lo que está pasando hoy es, quizás, el regreso de las cosas a su sitio natural, como estamos seguros también que algún día Stalin volverá a ocupar el lugar que merece aquel obrero que representó la gran transformación del país de la clase obrera en primera potencia mundial militar, cultural, económica y, sobre todo, social.

 LA VIEJA TRAICION DE KRUSCHOV SE RETRATA EN UKRANIA 

 Todos los comunistas del mundo sabemos que la traición histórica del infeliz Nikita S. Kruschov, tuvo consecuencias que llevaron a la derrota de toda una gigantesca ola revolucionaria que se desarrolló en todo el mundo durante el siglo XX. 
Un ciudadano de Crimea onde la bandera de la URSS
Igualmente conocemos que una de las “razones” del odio del pobre diablo Nikita contra el gran Mariscal fue la respuesta digna del camarada Stalin que negó rotundamente el pedido suplicante del mediocre politiquero para “perdonar” el pecado de traición a la Patria cometido por el padre de Kruschov al cooperar y colaborar con el invasor hitleriano junto a las bandas reaccionarias de los banderistas ucranianos (Stefan Bandera, un terrorista nazi ukraniano) en las filas de la Wehrmacht. Stalin desoyendo las súplicas del traidor, ordenó el fusilamiento inmediato del colaboracionista. Desde entonces Kruschov “juró” vengarse de Stalin. 

Se tiene conocimiento que en las tropas hitlerianas que invadieron la Unión Soviética a traición un 22 de junio de 1941, militaban por lo menos unos 100 000 soldados de origen ukraniano reclutados por el bandido Bandera aprovechando al anti-comunismo de los reaccionarios ukranianos. No está demás aclarar que Nikita Kruschov fue de origen ukraniano. 

Otra de las calamidades cometidas por el insigne traidor fue la entrega a Ukrania de la península de Crimea que era y es un territorio ancestralmente ruso, creando artificialmente una contradicción entre dos repúblicas socialistas que después de la destrucción de la URSS resulto siendo la manzana de la discordia entre dos pueblos hermanos. 

Como se puede apreciar, la “herencia” de Kruschov sigue causando daños a la causa socialista en todo el mundo, empero todavía existen “comunistas” que tratan por todos los medios de reivindicar la “memoria” del insigne traidor y de sus continuadores como Brejnev y sobre todo el canalla Mikoyan, pero en realidad los verdaderos comunistas repudiamos los nombres de Kruschov, Brejnev, Mikoyan y los relegamos al olvido que es peor que cualquier anatema. 

 PCmlm .

sábado, 15 de marzo de 2014

Los pensionistas rumanos tienen que sobrevivir con 180 euros al mes

El desarrollo de un país se aprecia especialmente por cómo protege a sus ciudadanos mas vulnerables. Por eso habitualmente es en los paises socialistas donde se puede hablar de civilización avanzada, mientras en los paises capitalistas el salvajismo y la barbarie son características permantentes e inmutables.

Pensionistas rumanos exigiendo pensiones decentes 
En general, los pensionistas en los regímenes capitalistas son una categoria especialmente desfavorecida, y aun lo son más en estos tiempos que corren en los que con la estafa de la crisis la élite capitalista aprovecha para recortar derechos y salarios sin tapujo alguno.

A finales de 2013 el número de pensionistas en Rumania era de 5.393.000 personas, según el Instituto Nacional de Estadística . La mayoria de lo pensionistas rumanos tienen que llegar a fin de mes como puedan con una pensión media mensual fue de 811 lei, es decir, unos 180 euros. Dependiendo de las zonas del país, estas cifras son aún más indignantes. Mientras en la provincia de Giurgiu, al sur de Rumanía, pero muy cercana a la capital, la pensión media es de 650 lei (145 euros), en Bucarest llega a 1025 (230 euros).

Conviene recordar, para contextualizar lo que supone vivir con tan poco dinero, que desde la entrada de Rumania en la U.E., el año 2007, los precios son cada vez más similares a los del resto de Europa, a lo que hay que sumar que la mayoría de los productos de primera necesidad se importan, lo que hace que a veces sean, incluso, más caros que en Alemania, Francia o Inglaterra.

Por otro lado, el masivo cierre de fábricas y la destrucción de la industria nacional durante los últimos 20 años ha provocado que actualmente el número de pensionistas sea mayor que el de trabajadores, no solo por el tremendo descenso poblacional motivado por la constante crisis económica, que en Rumania dura ya dos décadas, sino también por la huida del país de gran parte de la población por la imposibilidad de encontrar trabajo en casa o, en el caso de hacerlo, sus ridículos salarios ( unos 300 euros netos).

En 1990, Rumanía contaba con 8,2 millones de asalariados y 3,5 millones de pensionistas, según el Instituto Nacional de Estadística; en 2012, las cifras se invirtieron dramáticamente: quedan 4,3 millones de trabajadores y existen 5,3 millones de pensionistas. De los asalariados, 3,1 millones de personas trabajan en el sector privado y el resto en la administración pública.

Evolución del número de trabajadores (en verde) y de pensionistas (en azul) desde 1990
Actualmente, hay más de tres millones de rumanos trabajando en el exterior, más de 800.000 en España. 1998 fue el primer año en el que el número de pensionistas supero al de trabajadores (5,3 millones de trabajadores versus 5,5 mill. de pensionistas), situación que sigue siendo la tónica de la estructura poblacional y laboral de Rumania hasta la actualidad. Naturalmente, estos emigrantes no ayudan a sostener el sistema de pensiones rumano, sino el del país de destino, en el que, además, enriquecen a los explotadores que se aprovechan de la situación de los paises sometidos a terapias neoliberales como Rumania.

Lo cierto es que en el antiguo pais socialista conceptos como desempleo o dificultades de los pensionistas para sobrevivir eran solo historias increibles que llegaban desde fuera sobre el capitalismo, y que muchos consideraban propaganda sobre el exterior.  Sin embargo, tras el golpe de estado violento de diciembre de 1989 los pensionistas y trabajadores rumanos empezaban a descubrir que se trataba de historias reales; tanto que actualmente aquellos que han trabajado toda una vida sobreviven con apenas 180 euros de media, mientras los que tienen trabajo y no han tenido que huir del país para dar de comer a sus hijos, lo hacen con alrededor de 300 euros.

Esto es lo que algunos llamaban el paraiso de la libertad capitalista.

jueves, 13 de marzo de 2014

El capitalismo rumano, el más salvaje de Europa

Los medios de propaganda capitalistas no dejan de repetir que los datos macroeconómicos han mejorado en Rumania, al igual que sucede en el resto de los paises de Europa. Sin embargo, nada dicen del reparto de los beneficios obtenidos ni, por supuesto, de que los trabajadores rumanos viven bastante peor ahora que antes de la crisis. Al fin y al cabo, como ya explicó con claridad meridiana Carlos Marx hace varios siglos, las crisis cíclicas del capitalismo son aprovechadas por los capitalistas para reajustar la tasa de beneficio: es decir, a grandes rasgos, que unos pocos ganen más y que la mayoria gane aún menos.
                                       
En Rumania durante el año 2013 la distribución de los beneficios se ha realizado así: un tercio (33,1%) se ha dirigido a la fuerza de trabajo (salarios, indemnizaciones y subvenciones a los contratadores), más de la mitad se ha quedado en manos de los capitalistas  (55,2%), y el resto, un 11,7% , ha acabado en las arcas del estado. El resultado es menos parte del beneficio para los trabajadores y para el estado y más para los que viven de los que trabajan.


Porcentaje del PIB destinado a los salarios en Bulgaria, Alemania, Hungria y Rumania
(Gráfico de  Ziarul financiar)


Del anterior análisis de la estructura del PIB, que aumento casi un 2% en 2013, se puede concluir lo siguiente:

Los rumanos trabajan por menos dinero que antes del comienzo de la crisis, por lo que podemos decir que esta, como es lógico, (mientras los trabajadores lo permitan), ha beneficiado a los grandes capitalistas, pero ha perjudicado gravemente a los que realmente producen la riqueza. Esta es la principal causa de que, a pesar de la loada supuesta recupeación económica, esta no se sienta para nada en los bolsillos de los trabajadores. No solo porque cada vez sea menor la parte del beneficio total que se queda en manos de los que sacan adelante Rumania, sino porque además esta se reparte de forma cada vez mas desigual:  15% del total para el 85% de los trabajadores y viceversa (lo que explica los bajísimos salarios con los que apenas sobreviven los currantes rumanos).

La remuneración de la fuerza de trabajo ha caido en Rumania del 42% en 2008, al 33,3% en 2012 y al 33,1% en 2013. En los paises más desarrollados de la U.E. la cantidad del PIB dedicada a los salarios es de alrededor del 50%. Incluso en Bulgaria, el país vecino de Rumanía, el porcentaje del PIB que se reparte entre los trabajadores es más alto (ver gráfico).

Los analistas aseguran que el rumano es, ciertamente, el capitalismo más salvaje de toda la U.E., (lo que ya es decir, pues la propia esencia del capitalismo es la barbarie), en el cual (y esto se puede apreciar en las enormes desigualdades evidentes a pie de calle) los capitalistas se llevan la abrumadora mayor parte de la riqueza producida en el país, en porcentaje creciente, gracias principalmente a los salarios raquíticos pagados a los trabajadores por producirla, en caida libre.

Y lo peor de todo, y esto no lo dicen los medios de propaganda, a pesar de todo partidarios del sistema puesto que sus propietarios son parte de la minoria beneficiada, es que Rumania no es mas que la cobaya experimental que tras veinte años de deshumanización y saqueo marca el camino de lo que va a ser en pocos años toda Europa.

miércoles, 12 de marzo de 2014

El orgullo del proletario (Cristian Sarbu, el poeta zapatero)

"Estoy orgulloso de no tener mas que miradas desdeñosas hacia los parásitos del pueblo"


Cristian Sarbu, y su dedicatoria a Ludovic Dus en un
ejemplar de su "Tablouri si Cantece din calatoria mea" de 1938
Cristian Sârbu nació un 14 de mayo de 1897 en Bueşti, en la provincia de Ialomiţa, en el sur de Rumania, en una familia de campesinos. A pesar de comenzar la escuela en su pueblo, pronto marcha para encontrar trabajo a Bucarest, donde se convierte en zapatero, que será su profesion hasta 1950, cuando pasa a trabajar como redactor de la Revista "Viata Romaneasca" (La vida rumana).

Afortundamente para los obreros de la época, existian los círculos socialistas, donde los que no disponían de dinero y tiempo para seguir sus estudios oficiales, reservados a la élite, podian formarse y acceder al mundo de la cultura. Durante su servicio militar es destinado a la marina, por lo que tiene la oportunidad de viajar por el Mar Negro y el Mediterrano, visitando Turquia y Grecia.

Publicará en diversos diarios y revistas ya desde 1924, y en 1935 editará su primer libro de poemas, "Pasi spre lumina" (Pasos hacia la luz), despues de lo cual pasará a formar parte del grupo poético Adonis. Tras la proclamación de la República Popular Rumana en 1948 será redactor de la revista "Viata Romaneasca", hasta su muerte en 1964.

Sarbu fue siempre obrero antes que poeta, por lo que sus versos fueron siempre armas contra la desigualdad y la explotación. Desde muy joven había desarrollado su actividad política y literaria en las filas del Partido Comunista, tanto en la clandestinidad como tras el triunfo de la democracia popular tras la Segunda Guerra Mundial.

Por lo tanto en sus poemas, además de sus sentimientos, tienen gran importancia su sensibilidad social y politica. En toda su obra tiene gran presencia el mundo rural del que proviene, el Baragán que hizo ya famoso el escritor Panait Istrati, donde los campesinos eran prácticamente esclavos de los parásitos boyardos rumanos, pero también los suburbios bucarestinos, en los cuales, como obrero, se mueve en la capital.

Nunca fue un poeta muy loado por los medios, aunque frecuentó la compañia de destacados miembros de los circulos literarios de entreguerras, como Ludovico Daus o Tudor Arghezi, que dijo de él que "se trata de un verdadero talento".

Como se aprecia en el titulo de esta entrada, fue conocido como "el poeta zapatero" (poet cismar), que fue la profesión que compatibilizó con su vida de escritor. En su volumen de poemas "Tablouri si cantece din calatoria mea" (Retratos y cantos de mis viajes), publicado en 1938 por la editorial Adonis, publica uno de sus poemas mas representativos, "El orgullo del proletario", junto con otros que traducimos aquí para ofrecer una muestra de la poesia social del poeta obrero, Cristian Sarbu:

El ORGULLO DEL PROLETARIO

Estoy orgulloso de llamarme proletario.
Estoy orgulloso de vivir del trabajo de mis manos.
Estoy orgulloso de mantener mi frente en alto
tal que la rebeldia de mis antepesados ante la esclavitud.

Estoy orgulloso de formar parte
de lo que llaman muchedumbre,
de los honestos y de los descalzos.

Estoy orgulloso de tener esperanza
codo a codo con los obreros de las fábricas
en hermandad con el pueblo hacia tiempos mejores.

Estoy orgulloso
de llevar conmigo tesoros de luz.
Estoy orgulloso de no tener mas que miradas desdeñosas
hacia los parásitos del pueblo,  los que se llaman boyardos,
que no hacen más que vivir
sobre la espalda de los trabajadores,.
Estoy orgulloso de sus dolores.

Los míos, los robots,
han alzado ciudades hacia el cielo,
han puesto trenes en movimiento por el continente
han construido barcos
Y estoy orgulloso de su nobleza creadora.

Estoy orgulloso de tener que llevar cada primavera
flores a las tumbas de los indómitos
Estoy orgulloso de poner en mis poemas
aromas de eternidades y de estrellas.

Estoy orgulloso del destino que me espera
ante los obstaculos de la historia
en el cambio de rumbo que se percibe
Estoy orgulloso de mi fuerza.


CANTO DE PRIMAVERA

!Proletario!
Canto nuestro amor por la luz
¿tu no te levantas?
¿te quedas también hoy cerca de la fábrica?
Es fiesta

!Ah, este momento es tan sagrado!
Las grullas vuelan por el cielo alegres
despertando de nuevo a mis penas
porque la noción de la salvación de la oscuridad
no se ha sentado aún en la mesa de mi hogar.

¿Por qué no vienes
con la llegada de la primavera a las llanuras?
Despejado, el cielo nos espera en el horizonte
con gorriones de viento rosado
con nubes sin timón ni mastil
y con su orquesta de alondras.

Por siglos hemos vivido entre lagrimas y barro
Y la vida no sería tan difícil
si pudieramos echar de nuestro lado
con la luz de la razon al imperio de la noche
y al pensamiento que nos hunde en la humillación

Expulsa de tu interior, hermano, a la noche
a los ensordecedores ruidos de motores
y rompe los límites a tu alrededor, que te atraviese
la blanca sonrisa de los árboles en flor.

Levanta el estandarte de tu pensamiento
para que dios mismo entienda
que la historia ha dado a luz en las fábricas
en cada esclavo a un Prometeo.
¿Por qué no vienes
con el ritmo de los tiempos a los campos?




EL SIGNO DE LOS TIEMPOS

Fábricas de guerra
preparan en secreto batallas entre los pueblos
Preparan
la lucha entre la luz y la oscuridad.

En las cabezas desiertas ya no quedan recuerdos del paraiso
en los que poder reposar los ojos cansados.
Mandan los dioses de la guerra.
En la cruz de la conciencia yace Jesús crucificado.
Los caminos hacia los cementerios son más cada vez.
Los pájaros cantan en el cielo, pero, ¿quién los escucha?
La locomotora de la historia grita histérica sobre las vias del tiempo.
Las ideas se quiebran bajo la atroz ventisca.
Mira: se alquila a cualquier hombre atrevido un lugar en el Olimpo,
para toda la eternidad.

¿Quien pude seguir yendo cada semana
por los jardines del alma como si fuera domingo?
Los tanques esperan tensos en las fronteras.
La noche crece de entre las malas hierbas, se acerca la tormenta.
Pronto detrás de las montañas del horizonte saldrá la luna
con el rostro bañado en sangre.
Los chacales gruñen, y el corazón se acogota.


Los poemas y fotografias de esta entrada son del ejemplar número 8 de los 10 publicados por la editorial Adonis del libro "Tablouri si Cantece din calatoria mea", de Cristian Sarbu, enero de 1938.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...