sábado, 16 de octubre de 2010

Resolución de la Reunion Sindical Europea de Atenas

En la Reunión Sindical Europea celebrada en Atenas el mes pasado a iniciativa del PAME grieto, donde participaron diferentes sindicatos de clase españoles, se emitió una resolución donde , frente a la linea pactista habitual en el sindicalismo europeo hasta la llegada de la crisis, se defiende la línea de la lucha y de la ofensiva, de la organización de la lucha contra las políticas antipopulares, contra la UE, la línea que lucha por la liberación social de la clase obrera, que favorece el cese de la explotación del hombre por el hombre, la línea que se opone a los monopolios, contraria a las multinacionales, la que lucha para que nos se les cargue a los trabajadores y las capas populares el peso de la crisis.



RESOLUCIÓN de la Reunión Sindical Europea

Todos nosostros que, previa invitación del PAME, nos reunimos y participamos en la Reunión Sindical Europea de Atenas, expresamos nuestra solidaridad combativa con la clase obrera y el pueblo de Grecia en la gran lucha clasista que desarrollan contra las medidas antipopulares impuestas por el gobierno socialdemócrata (PASOK), junto al FMI, la Unión Europea y el Banco Central Europeo.

Expresamos nuestro apoyo al papel protagonista del PAME en dichas luchas, que, con su estrategia y táctica revela la esencia de la crisis y la salida de ésta a favor de los trabajadores.

Expresamos nuestra Solidaridad con las luchas de todos los trabajadores en toda Europa, que luchan para que no paguen la crisis los trabajadores.

Para todos nosotros, la crisis que impacta toda Europa y la coyuntura capitalista es el resultado de la producción excesiva del capital y su competitividad para obtener más ganancias.

La crisis está presente en todos los pueblos europeos, y los gobiernos, sean socialdemócratas o neoconservadores, siguen y aplican la misma estrategia. Atacan las conquistas y los derechos de los trabajadores, de los pequeños campesinos y los autónomos. Privatizan todos los sectores importantes de titularidad pública y eliminan todas las conquistas sociales.

Ante estas condiciones sumamente cruciales y complejas, y ante el ataque generalizado contra los trabajadores, el papel del movimiento clasista sindical se vuelve más importante. Durante la crisis se revela la existencia de dos líneas distintas en el movimiento sindical.

Por un lado tenemos la línea del pactismo, el consenso y la sumisión, bajo la consigna de la competitividad, es decir, la rentabilidad de los monopolios, tanto en general, como en cada país por separado. Dicha línea está de acuerdo con la plutocracia, y el gran capital. Expresamente apoya las medidas de la UE y de los gobiernos, para que los monopolios no pierdan ni un euro de sus ganancias. Es la línea que, en nombre de la crisis, bajo el pretexto de que no se pierdan puestos de trabajo, apoya la donación de miles de millones a la patronal. Niega el más mínimo aumento de los salarios y defiende los recortes salariales. Es la línea que declara que está de acuerdo con el despido de algunos trabajadores, para salvar a otros. Es la línea de las relaciones laborales flexibles, que admite también la flexibilidad laboral con el pretexto de contener el paro, la línea que distingue entre tiempo “activo” e “inactivo” de trabajo, etc.. Se trata de la línea que conlleva la derrota de la clase trabajadora. Y esta línea se expresa en Europa por los sindicatos reformistas que colaboran con la Comisión, los órganos de la Unión Europea, las uniones patronales, el sindicalismo gubernamental y patronal, las organizaciones sindicales que defienden el dialogo social, el consenso, la sumisión.

Por otro lado tenemos la línea de la lucha y de la ofensiva, de la organización de la lucha contra las políticas antipopulares, contra la UE. Es la línea que lucha por la liberación social de la clase obrera, que favorece el cese de la explotación del hombre por el hombre. Es la línea que se opone a los monopolios, contraria a las multinacionales, la que lucha para que nos se les cargue a los trabajadores y las capas populares el peso de la crisis. Dicha línea se opone también a todos los despidos, reivindica la satisfacción de las necesidades actuales de la clase obrera. Lucha también por los aumentos salariales, el empleo estable y pleno, el horario de 7 horas diarias y 35 horas a la semana; asimismo, exige la reducción de la edad de jubilación, defiende la educación y la sanidad públicas, universales y gratuitas. Es la línea que se opone a las privatizaciones, expresa masivamente y fuertemente la desobediencia a las opciones de la UE, y que confluye con las negativas de los pueblos de Irlanda y Francia, que se expresaron en los referéndums celebrados en esos países. Es la línea sindical que lucha para que terminen las guerras imperialistas.


Es nuestro deber contribuir con esta línea de lucha al desarrollo y la coordinación de las luchas masivas clasistas en toda Europa. En esta dirección, hemos de organizar la lucha contra los problemas diarios y revelar sus causas.

Conforme a lo anterior decidimos:

1. Seguir y reforzar nuestros contactos y encuentros, para la mejor coordinación de las fuerzas combativas en Europa.

2. Organizar a lo largo del 2010 una protesta común en la sede del BCE, en Frankfurt, Alemania y en la sede de la Comisión Europea en Bruselas, Bélgica.

3. Organizar, a lo largo del 2011 tres encuentros sectoriales de los sectores de a) alimentación, b) transporte, c) comunicación, con tema central: “las incidencias en el sector y la política privatizadora”.

4. Cooperar y participar en las iniciativas de la Federación Sindical Mundial, promover los principios de la lucha de clases y actuar en común con su Oficina Regional Europea.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...