miércoles, 19 de julio de 2017

Selección de carteles y diseño gráfico de la Rumanía Comunista



La siguiente selección de carteles de la Rumanía comunista, tanto de la República Popular Rumana (1948-1965), como de la República Socialista de Rumanía (1965-1989), forman parte del libro "Gráfica del telón de acero". 

La edición lleva el subtítulo de "Diseño del Este de Europa creado sin ordenador. Diseño gráfico e ilustración de la era comunista".

En la obra de la editorial alemana Gestalten, las imágenes están dividida por temas: Propaganda, Seguridad laboral, Cultura, Entretenimiento y Ciencia y Educación, además de por países, entre ellos, obviamente, Rumanía. 

A continuación compartimos una parte de estas bellas e interesantes imágenes de la gráfica del socialismo rumano.

1 de Mayo

1 de mayo

!Desde hace 10 años al mando de la industria!

23 de agosto: imágenes militares
25

1944-1969

1948

XV Aniversario de la República Popular Rumana

Toda la atención a la calidad

Cartel en húngaro. CEC, Banca del estado

!Colectivistas, regad los campos!

Todavía quedan cooperativas donde el personal administrativo es más numeroso
que el dedicado a la producción "!Encima de que es minoría hace ruido!"

Aquí hay un tesoro !Cultivad remolacha!

Revista La LLama

Girasol, !Una planta con dote!

!Obrero, técnico, ingeniero! Usad vuestra inteligencia técnica en las máquinas de
la fábrica

No estar alerta es el paraiso para los que tienen la mano larga

Revista Imágenes militares

1944-1969, !al servicio de la patria!

Adelante

IX Congreso del Partido Comunista Rumano

Esbelto trigo, campesino orgulloso

Por el plan, por la paz: adelante hacia nuevas victorias

La producción moderna pide precisión

Al frente de la producción: con muchas flores se hace la primavera

Por nuestra patria: Viva el 2 de octubre, día de las fuerzas armadas de la RPR

Rumania

Entreguemos la primera cota al estado. Es un honor y una deuda ciudadana

Competición; Ciencia e Industria Socialita / Ciencia e Industria Capitalista

La ciencia soviética no tiene obstáculos

URSS 1959: Ciencia Soviética

Proletarios de todo el mundo, uníos: Viva el 1 de mayo

PCR: 4 de agosto de 1969: Futuro, Trabajo, Paz

Revista La Llama: !Votad!

`PCR: X años por el florecimiento de la patria

Viva el XX Aniversario de la liberación de la patria

!No nos dejan en paz con sus misiles!

lunes, 17 de julio de 2017

El orgullo del proletario (Cristian Sarbu)

Cristian Sârbu nació un 14 de mayo de 1897 en Bueşti, en la provincia de Ialomiţa, en el sur de Rumania, en el seno de una familia de campesinos. A pesar de que había podido comenzar la escuela en su pueblo, pronto marcharía a Bucarest para encontrar un empleo. Allí empezaría a trabajar como zapatero, que será su profesion hasta 1950, cuando se convierte en redactor de la Revista "Viata Romaneasca" (Vida rumana), principal revista literaria de la Rumanía Popular.

Cristian Sarbu, y su dedicatoria a Ludovic Dus en un
ejemplar de su "Tablouri si Cantece din calatoria mea" de 1938
Afortundamente para los obreros de la época, existian en ciudades y pueblos los círculos socialistas, donde los que no disponían de dinero y tiempo para seguir sus estudios oficiales, reservados a una elite, podian formarse y acceder al mundo de la cultura. Durante su servicio militar Sarbu fue destinado a la marina, por lo que tuvo la oportunidad de viajar por el Mar Negro y el Mediterráneo, visitando Turquia y Grecia.

Publicará poemas en diversos diarios y revistas desde 1924, y en 1935 editará su primer libro de poemas, "Pasi spre lumina" (Pasos hacia la luz), después de lo cual pasará a formar parte del grupo poético Adonis, vinculado a los movimientos obreros de la Rumanía interbélica. Tras la proclamación de la Republica Popular Rumana en 1947, se convertirá en redactor de la revista "Vida Rumana", hasta su muerte en 1964.  Hasta el final de la SGM habia desarrollado su actividad politica como militante del Partido Comunista en la clandestinidad.

En sus poemas, además de sus sentimientos, tiene gran importancia su sensibilidad social y política, ademas de describir en sus obras el mundo rural del que proviene, el Baragán (zona inhóspita del sur del país), y los suburbios bucarestinos, por donde él se mueve en la capital.

Nunca fue un poeta muy conocido, aunque frecuentó la compañia de destacados miembros de los circulos literarios de entreguerras, como Ludovico Daus o Tudor Arguezi, que diría de él que "se trata de un verdadero talento".

Como se aprecia en el titulo de esta entrada, fue conocido como "el poeta zapatero" (poet cismar), la que fue la profesión que alternaría con su vida de escritor. En su volumen de poemas "Tablouri si cantece din calatoria mea" (Retratos y cantos de mis viajes), impreso en 1938 por la editorial Adonis, publica uno de sus poemas mas representativos, "El orgullo del proletario", en el que hace un homenaje a la creciente fuerza de la conciencia de clase de los trabajadores que ya en Rusia habían transformado la sociedad, iniciando el camino hacia su emancipación, y que se disponían a hacerlo en todo el mundo.

A continuación, hemos traducido el citado poema, "El orgullo del proletario",  junto con otros dos, "Canto de primavera" y "El signo de los tiempos", que ilustran los nuevos tiempos descritos por Cristian Sarbu, en los que el protagonista es el proletario, y en los cuales "en las fábricas la historia ha ha convertido a cada esclavo en un Prometeo.".

El ORGULLO DEL PROLETARIO

Estoy orgulloso de llamarme proletario.
Estoy orgulloso de vivir del trabajo de mis manos.
Estoy orgulloso de mantener mi frente alta
como la rebeldía de mis antepasados ante la esclavitud.
Estoy orgulloso de formar parte
de lo que llaman muchedumbre,
de los honestos y los descalzos.

Estoy orgulloso de tener esperanza,
codo a codo con los obreros de las fábricas,
en hermandad con el pueblo hacia tiempos mejores.

Estoy orgulloso
de llevar conmigo tesoros de luz.
Estoy orgulloso de no tener más que miradas desdeñosas
hacia los parásitos del pueblo, los que se llaman boyardos,
que no hacen más que vivir
sobre la espalda de los trabajadores.
Estoy orgulloso de sus dolores.

Los míos, los robots,
han alzado ciudades hacia el cielo,
han puesto trenes en movimiento por el continente
han construido barcos,
y estoy orgulloso de su nobleza creadora.

Estoy orgulloso de tener que llevar cada primavera
flores a las tumbas de los indómitos.
Estoy orgulloso de poner en mis poemas
aromas de eternidades y de estrellas.

Estoy orgulloso del destino que me espera,
frente los obstáculos de la historia,
ante el cambio de rumbo que se percibe
Estoy orgulloso de mi fuerza.


CANTO DE PRIMAVERA

!Proletario!
Canto nuestro amor por la luz
¿tu no te levantas?
¿te quedas también hoy cerca de la fábrica?
Es fiesta

Ah, este momento es tan sagrado
Las grullas vuelan por el cielo alegres
despertando  de nuevo a mis penas
porque la noción de la salvación de la oscuridad
no se ha sentado aún en la mesa de mi hogar.

¿Por qué no vienes
con la llegada de la primavera a las llanuras?
Despejado, el cielo nos espera en el horizonte
con gorriones de viento rosado
con nubes sin timón ni mástil
y con su orquesta de alondras.

Por siglos hemos vivido entre lágrimas y barro
Y la vida no seria tan dificil
si pudiéramos echar de nuestro lado
con la luz de la razón al imperio de la noche
y al pensamiento que nos hunde en la humillación

Expulsa de tu interior, hermano, a la noche
a los ensordecedores ruidos de motores
y rompe los límites a tu alrededor, que te atraviese
la blanca sonrisa de los árboles en flor.

Levanta el estandarte de tu pensamiento
para que dios mismo entienda
que en las fábricas la historia ha convertido
a cada esclavo en un Prometeo.
¿Por qué no vienes
con el ritmo de los tiempos a los campos?


EL SIGNO DE LOS TIEMPOS

Fábricas de guerra
preparan en secreto batallas entre los pueblos
Preparan
la lucha entre la luz y la oscuridad.

En las cabezas desiertas ya no quedan recuerdos del paraíso
en los que poder  reposar los ojos cansados.
Mandan los dioses de la guerra.
En la cruz de la conciencia yace Jesús crucificado.
Los caminos hacia los cementerios son cada vez más.
Los pájaros cantan en el cielo, pero, ¿quién los escucha?
La locomotora de la historia grita histérica sobre las vias del tiempo.
Las ideas se quiebran bajo la atroz ventisca.
Mira: se alquila a cualquier hombre atrevido un lugar en el Olimpo,
para toda la eternidad.

¿Quien pude seguir yendo cada semana
por los jardines del alma como si fuera domingo?
Los tanques esperan tensos en las fronteras.
La noche crece de entre las malas hierbas, se acerca la tormenta.
Pronto detrás de las montañas del horizonte saldrá la luna
con el rostro bañado en sangre.
Los chacales gruñen, y el corazón se acogota.

Los poemas y fotografias de esta entrada son del ejemplar número 8 de los 10 publicados por la editorial Adonis del libro "Tablouri si Cantece din calatoria mea", de Cristian Sarbu, enero de 1938.

domingo, 16 de julio de 2017

La pobreza en los países el este de Europa antes y después de 1990

No lo decimos nosotros. Se trata de cifras del Banco Mundial, institución nada sospechosa de ser partidaria de que los trabajadores tomen el poder. Como se puede comprobar en la siguiente tabla de datos sobre la pobreza (porcentaje de la población y número total de pobres en 1987-88 y 1993-95) en los antiguos países socialistas del este europeo y repúblicas soviéticas de Asia Central,  antes y después de la restauración capitalista de principios de los noventa, la conclusión es bastante clara.

La imposición violenta de la autodenominada "democracia capitalista" (sin eufemismos, dictadura del capital) y la destrucción de los restos de los sistemas socialistas, provocó un aumento brutal de la pobreza en los países que lo sufrieron.

En el caso de Rumania, por ejemplo, el porcentaje de pobres (según el B.M.) era de un 6%, es decir, de 1,3 millones de personas, antes del golpe de estado de diciembre de 1989, mientras que en 1993-95 el porcentaje se había elevado ya hasta un 59% (13,5 millones de personas de los 22 millones de rumanos).

En República Moldova o Ucrania, que además de sufrir la reinstauración del capitalismo dejaron de ser parte de la Unión Soviética, el desastre, (que podriamos llamar sin temor a equivocarnos, un verdadero genocidio) fue todavía peor: en la primera, de un 4% se pasó en unos cuantos años de terapia de choque neoliberal al 66% (es decir de 200.000 a 3.000.000 de personas), mientras en la segunda, la multiplicación de pobres por obra y gracia del capitalismo fue del 2 al 63%, es decir, de 1 millón de personas a cerca de 33 millones.

Parece que, según los datos del propio Banco Mundial, institución capitalista donde las haya, es bastante evidente que la llegada del supuesto "paraiso" capitalista no fue tal cosa; muy al contrario, fue un verdadero infierno para los trabajadores rumanos y del resto de países del denominado Bloque del Este.


 http://i.imgur.com/MlFnybZ.jpg



miércoles, 12 de julio de 2017

Tereza Ocsko: heroína comunista rumana víctima del fascismo

El asesinato de la luchadora comunista Tereza Ocsko por la Guardia de Hierro rumana (los autodenominados "Legionarios") es uno de los muchos casos de violencia criminal contra los antifascistas de Rumania, que acabó con gran parte de los mejores hombres y mujeres del pueblo rumano en el periodo de entreguerras.

Tereza Ocsko nació en 1917, el año del triunfo de la Revolución Obrera en Rusia. Quizás por eso siempre vivió con una gran esperanza revolucionaria y una decidida actitud militante: el sueño de la libertad se había demostrado posible, y hacerlo realidad en Rumania fue la ilusión de miles de jóvenes rumanos que, en muchos casos, como el de Tereza, dieron su vida por sus compatriotas y por la clase obrera internacional.

Tereza vio la luz en la comuna Dragsina, en la provincia de Timis, en una familia numerosa de origen campesino. A los 16 años ya trabajaba en la fábrica de medias Standard de Timisoara, y en 1933, a los 19 años, empezó a formar parte de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Demostrando su compromiso militante, ético e ideológico, muy pronto, en 1936, fue admitida en la vanguardia proletaria rumana, y pasó a formar parte del Partido Comunista., siendo elegida tras una fértil actividad clandestina, como miembro del Comité Regional del Partido en la región histórica de Banat.

En su tiempo libre, la joven comunista recorría fabricas y talleres obreros de Resita, Arad, Timisoara, etc, extendiendo entre ellos la llamada del socialismo para intentar crear un poderoso frente popular de lucha contra el nazismo y el fascismo, y para defender la independencia y la soberania del pais. Su valor y entrega en la lucha antifacista y en el combate frente al capitalismo, que mantenía y empujaba a los trabajadores rumanos hacia el hambre y la guerra, despertaba la admiración de todos.

Tras el Dictado de Viena, firmado el 30 de agosto de 1940, el el cual se revisaba, a instancias de Alemania e Italia y, en menor medida,  de Hungría y Bulgaria, el Tratado de Trianon de 1920, Rumania cedió a Budapest el control sobre Transilvania del Norte y el Banato, y a Bulgaria Dobroja Sur (en este caso por los llamados Acuerdos de Craiova).  La aceptación del rey Carol II y el gobierno de esas imposiciones creó un enorme descontento popular, que es aprovechado por la Guardia de Hierro profascista, que el 3 de septiembre de ese año hace un intento de golpe de estado, aunque fracasa. Sin embargo, y dado las crecientes protestas en todo el país y a las presiones fascistas para que se acallen, el rey llamará al general Ion Antonescu, con gran prestigio entre el ejercito, para hacerse cargo del gobierno, pero este exige su abdicación y que el trono lo ocupe el heredero, Mihai I.

El nuevo rey concederá plenos poderes a Antonescu el mismo día 6 de septiembre, el de la abdicación de su padre, nombrándole "Caudillo del Estado Rumano" (Conducătorul Statului Român). Antonescu se apoyará en la Guardia de Hierro, los fascistas rumanos, para formar gobierno, dando lugar al que se conocerá como  "Estado nacional-legionario", con los fascistas como único partido reconocido. Antonescu había recibido ya el día 5 el respaldo del embajador alemán, bajo ciertas condiciones, entre ellas la aceptación de una misión militar alemana, que debía asegurar los pozos petrolíferos rumanos y el suministro de crudo a Alemania.

Busto de Tereza Ocsko en Arad.
Curiosamente, y como suele suceder, los fascistas rumanos no dudan en apoyar a los que obligaron a Rumania a ceder territorios a sus aliados a cambio de poder y de riqueza, a costa incluso de vender la soberanía nacional a los mas poderosos que ellos (en este caso a la Alemania nazi). Para asegurar su dominio, Antonescu y la Guardia de Hierro comenzaran, a imitación del resto de los fascismos europeos, una campaña de exterminio contra judíos, gitanos y comunistas, con el consentimiento y la complicidad del rey Mihai I (que en esa ocasión no declararía una "huelga real" como si lo hiciera en 1945, negándose a firmar las leyes propuestas y adoptadas por el gobierno del Bloque Nacional Democrático, liderado por los comunistas).

Tereza Ocsko, que como hemos visto nació y desarrollo su actividad política y sindical en el Banat, región que el rey, Antonescu y los legionarios entregarían a los húngaros obedeciendo a su verdadero jefe, Adolf Hitler, destacaría entonces por sus llamamientos a los trabajadores de Timisoara, Arad, Resita, etc.. a defender con firmeza la independencia y la soberanía de su pueblo (entonces los comunistas eran internacionalistas, y el objetivo era la liberación de clase, no la de apoyar a tal o cual nación) y contra las dictaduras militares fascistas, con el objetivo de organizar a la clase trabajadora para la toma del poder y el derrocamiento de la burguesía.

En octubre de  1940 Tereza Ocsko recibiria el encargo del PCR de dirigirse a Arad para colaborar con las actividades de los camaradas comunistas contra el fascismo local e internacional. Cuando llega a la casa donde se había establecido el primer contacto, esta había sido ocupada por la policía, que la arrestará, siendo mantenida algunos días en los calabozos de la policía de Arad.

Cuando Tereza fue liberada de su celda fue llevada frente a Corneliu Preda, comisario de policia, Nicolae Radasan e Ion Tarau, los tres radicales legionarios imbuidos en la impunidad del terrorismo de estado instaurado por Antonescu desde su llegada al poder, y con un profundo odio hacia los defensores de la emancipación de la clase obrera, los comunistas.

En los interrogatorios se le intento sacar  información sobre las actividades revolucionarias de los comunistas y antifascistas de la zona, golpeándola con crueldad, "con tortas y puñetazos en la cara", aunque inútilmente. La joven, de solamente 23 años, continuó sin declarar nada a los torturadores a pesar de su creciente violencia y salvaje maltrato.  En el archivo Archivo Nacional de Rumanía (Fondo del Institutul de Studii Istorice şi Social-Politice de pe lângă C.C. al P.C.R., fond nr V, dosar nr. 224), se explica como el legionario Corneliu Preda se abalanzó violentamente contra Tereza Ocsko, rompiéndole su vestido, incluso la ropa interior, y golpeándola salvajemente sobre su cuerpo desnudo. Mientras la víctima estaba tumbada boca abajo, "los legionarios le aplicaron fuertes golpes por todo el cuerpo, desde la planta de los pies hasta la cabeza".

La resistencia de la heroína antifascista rumana, Teresa Ocsko, provocó que, ante su negativa a responder, acabara siendo asesinada a golpes por los legionarios que la interrogaban y la torturaron. Para borrar la huella de su crimen, los criminales sacaron el cuerpo de la joven Tereza de la comisaría y, con ayuda del alcalde de la localidad, Emil Montea, también legionario, la transportaron a la vivienda de Corneliu Preda, uno de sus asesinos, el comisario de policía, y "la enterraron en el jardín cubierta con hojas".

Sin embargo, la bestialidad de los asesinos, característica compartida por los fascistas en general independientemente de su supuesta nacionalidad (aunque en realidad los fascistas, como sus hermanos los demócratas-burgueses, no tienen patria salvo su interés personal), no se detuvo ahí. A media noche de esa misma jornada, los fascistas desenterraron el cuerpo de Tereza, "la envolvieron en un saco, la ataron con cuerdas, y la llevaron al río Mures, arrojándola al agua unida a pesadas piedras para que se hundiera en el fondo".
8 de noviembre de 1940: Catedral de Iasi. De izquierda a derecha: Horia Sima,
lider legionario, el metropolitano de Moldavia (cabeza de la iglesia ortodoxa 
en la región, el rey Mihai I, su madre, la reina Elena, y el Mariscal fascista
Antonescu

De este modo fue sacrificada, en la lucha por la libertad de la clase obrera, otra víctima más del capitalismo rumano, la Guardia de Hierro y del régimen criminal gobernado por el Mariscal Antonescu, cuyo jefe de estado era el rey Mihai I (que nunca ha pagado por su complicidad con el fascismo internacional, y con el genocidio perpetrado en Rumania contra minorías étnicas o antifascistas, y que, al contrario, ha sido premiado por los gobiernos posteriores al golpe de estado de 1989).

Aunque hoy, en la Rumania de nuevo en manos del fascismo (ahora oculto tras un aparente maquillaje democrático), a los héroes o heroínas como Tereza Ocsko ni siquiera se les mencione y, muy al contrario, se fomente su olvido, los trabajadores rumanos no deberían dejar de recordar jamas a los que, como ella,  dieron su vida en su lucha contra el fascismo y para la liberación de los trabajadores y campesinos del yugo de la explotación capitalista.

En estos momentos en los que la impunidad y la euforia de la clase parásita, la capitalista, viven un nuevo y terrorífico auge, la juventud de Rumania, y los jóvenes trabajadores de todo el mundo, deberían buscar modelos como el de Tereza Ocsko o el de tantos otros miles de comunistas que dieron su vida o dejaron parte de su juventud en la lucha contra la explotación. Como en sus tiempos, la libertad, los derechos sociales, y el bienestar de la clase trabajadora están, hoy tanto como entonces, en gran peligro, y el futuro depende de héroes y heroínas como la joven Tereza.

En la ciudad de Arad, en el noroeste de Rumania, en la región donde nació, todavía queda en pie una estatua en homenaje a la joven comunista Tereza Ocsko, aunque las autoridades han quitado la placa donde explica quien fue para, probablemente, evitar que se recuerde la aportación de militantes como ella en la lucha por los derechos, el bienestar y la liberación de toda la clase obrera rumana, objetivo que se consiguió tras la derrota del fascismo en la Segunda Guerra Mundial por el Ejército Rojo.

Los datos de esta entrada estan sacados del libro  "Tereza Ocsko", de Jeno Gluck, publicado en Editura Politica en 1978, y de los archivos del  I.S.I.S.P. del Archivo Nacional de Rumanía, y el blog Lupta Anticapitalista.

sábado, 8 de julio de 2017

Cantata por los XX Años de la Revolución de Octubre (Op.74 de Sergi Prokofiev)

En diez movimientos, la Op. 74 del compositor comunista soviético Sergei Prokofiev homenajea musicalizando la historia de la Revolución Bolchevique y el nacimiento de la Unión Soviética, desde la toma del Palacio de Invierno hasta la Guerra Civil del 18 y el funeral de Lenin, en 1936.

Textos de Marx y de Lenin, sirenas de fábrica, una potente orquesta sinfónica, ametralladoras, dos coros majestuosos, acordeones, una banda de música popular e incluso Stalin prometiendo lealtad a los principios socialistas tras la muerte de Lenin, forman parte de la extraordinaria obra de Prokofiev, compuesta entre los años 1936 y 1937.

Prokofiev, considerado por la burguesía como disidente por haber vivido en Europa y Estados Unidos durante dos décadas, decidió regresar a la Unión Soviética y fijar allí su residencia definitiva en 1936, con motivo del XX Aniversario de la Revolución, a la que ofrece una de sus obras más extraordinarias por su calidad musical y su contenido ideológico.

Del año 1943 al 1951 recibe ni más ni menos que seis veces el Premio Stalin y el año 1947 es distinguido con el galardón de Artista del Pueblo.

Ejemplos anteriores de este tipo de cantata patriótica incluyen la Brigada de Choque del Proletariado Mundial (1931-32) de Alexander Kerin y Para el Proletariado y la Sinfonía Agrícola (1923) de Alexander Kastalsky .

La Op.74 o Cantanta por los XX Años de la Revolución de Octubre, de Sergei Prokofiev, está dividia en diez movimientos, que son los siguientes:

[00:11] -- 1. Introducción
[02:30] -- 2. Los filósofos 
[04:43] -- 3. Interludio 
[05:53] -- 4. Cerrando filas 
[08:04] -- 5. Interludio 
[09:17] -- 6. Revolución
[18:18] -- 7. Victoria
[23:02] -- 8. Compromiso 
[28:48] -- 9. Sinfonía 
[34:40] -- 10. La constitución

La paleta de sonido de la música combinaba, en su versión original, una orquesta completa con la escritura coral típicamente rusa, los instrumentos populares y los sonidos de la marcha, los disparos y las sirenas.

La siguiente interpretación, con subtítulos en inglés, es de la London Symphony Orchestra, dirigida por Valery Gergiev, en the Barbical Hall el día 14 de junio de 2007.

Consideramos que una obra tan extraordinario ha de servir también para celebrar en 2017 el  Centenario de aquel grandioso acontecimiento que cambió la historia y provocó que los obreros y explotados de todo el mundo tuvieran conciencia de que podían debían tomar el poder, única manera posible hacia la emancipación y de iniciar el camino para  acabar con toda explotación.

!Viva la Revolución de Octubre!
!La clase trabajadora puede y debe tomar el poder!

martes, 4 de julio de 2017

Arte al servicio del pueblo en la República Popular Rumana: Escultura

Imagini pentru arta pentru popor"Nosotros, los socialistas, hemos de desenmascarar esa hipocresía y arrancar las falsas insignias, no para obtener una literatura y un arte desgajado de las clases (lo que no será posible hasta que exista la sociedad socialista sin clases), sino para oponer a ese arte que se pretende libre hipócritamente, estando como está ligado a la burguesía, otro verdaderamente libre, abiertamente ligada al proletariado".

 Así lo explicaba Lenin en su artículo "La organización y el arte del partido", y eso es lo que empezó a suceder en los primeros años de la República Popular Rumana, proclamada en 1948 hasta que fue sustituida por la República Socialista de Rumania, en 1965.
A pesar del anticomunismo como ideología oficializada por la burguesía aferrada al poder y con terror a perderlo de nuevo, recientemente se organizó en la capital de Rumanía, Bucarest, una exposición recopilatoria sobre el realismo socialista durante la República Popular Rumana (1948-1965), en la que, ya desde el título, se intuye que no es un homenaje a la cultura obrera de los primeros años del Socialismo rumano, sino una manera de quitarle importancia.

Boris Caragea, "El encuentro", (1950)

Así, en "¿Arte para el pueblo?", título de la exposición, se pretende cuestionar que la cultura de la República Popular Rumana fuera verdaderamente "popular", aunque, finalmente, como suele pasar en todos los países del este de Europa en los que hubo un tiempo en el que la burguesía perdió sus privilegios y el poder o estuvo a punto de hacerlo, les salga el tiro por la culata y consigan todo lo contrario a lo que intencionaban.

En la exposición "¿Arte para el pueblo?", donde se recopilan los principales exponentes de la cultura socialista de los años de la R.P.R., no se aprecia otra cosa que aquel "arte verdaderamente libre, ligado al proletariado" que definía Lenin en su "La organización y el arte del partido": un arte dirigido al pueblo, que homenajeaba a trabajadores, trabajadoras, sus luchas y sus victorias, y que, y eso es lo que más duele a la burguesía que hoy en todo el antiguo campo socialista ha recuperado el poder, se demuestra, como también sucedió en todas las facetas de la producción (industrial, deportiva, agrícola, científica o cultural), que la burguesía es totalmente prescindible para construir riqueza, belleza, ciencia o potencia militar.

Pretendemos en VKR publicar una selección de las principales obras incluídas en el catálogo de la exposición, y para ello hemos comenzado por la escultura. A continuación podéis disfrutar de variados ejemplos  del poder de la escultura al servicio del pueblo, realizada por y dirigida a la clase trabajadora durante la República Popular Rumana (1948-1965):

Boris Caragea, "Lenin", (1957)
Stefan Csorvassy, "Partisanos Coreanos", (1951)
Peter Bologh, "Jóvenes comunistas en la lucha clandestina",
(1953)

Boris Caragea, "El encuentro", (1950)

Romulus Ladea, "Obrero", (1948)
Iosif Fekete, "Vigilancia de clase", (1948)
Ion Jalea, "Campesina", (1958)
Lelia Zuaf-David, "La primavera de la paz y
de los pueblos", (1956)
Lelia Zuaf-David, "C.I.Parhon, primer presidente
de la República Popular Rumana", (1955)
Maximilian Schulmann, "Stalin en el VII Congreso" (1950)

Maximiliam Schulmann, "La cosecha será nuestra", (1953)

Mihai Onofrei, "Construyendo la línea férrea", (1950)

Iosif Fekete, "El cartero", (1953)
Iulia Onita, "Soldado de la República Popular Rumana", (1953)

Ion Jalea, Bajorrelieve, "Las enseñanzas de Lenin", (1959)

Constantin Lucaci, "Nadador", (1954)


Zoe Balcoianu, "Revolución de 1917", (1950)
Ion Irimescu, "Trabajador de Altos Hornos", (1958)

Geza Vida (Brigadista Internacional rumano en España):
"Revuelta", (1957)
Cristea Grossu, "Reforestación", (1956)

Marc Constantinescu, "Juventud Obrera", (1962)

Naum Corcescu, "Victoria", (1960)

Boris Caragea, "Rompiendo las cadenas",
(1960)

Ovidiu Maitec, "La tejedora", (1960)

Leila Zuaf-David, "Retrato de comunista", (1960)
Constantin Lucaci, "Trabajador de altos hornos", (1961)

Ion Vlad, "Liberación", (1961)

Constantin Lucaci, "La construcción del Socialismo", (1960)

Ion Jalea, "Partisanos", (1960)

Naum Corcescu, "Revuelta campesina de 1907", (1960)
Ion Irimescu, "Víctimas de la huelga de Lupeni de 1929", (1960)
Geza Vida (Brigadista Internacional rumano en España), "Minero", (1960)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...